sábado, 19 de enero de 2013

EQUIPOS - LOS ANGELES LAKERS, parte II (1946-)




DESEMBARCO EN LOS ÁNGELES





Desde la retirada de Mikan, los Lakers perdieron afición, la asistencia al Minneapolis Auditorium había disminuido pese a contar con un All Star como Baylor. El equipo ya no despertaba el mismo interés que antes y en la ciudad había sido desplazado por los Minnesota Twins de béisbol y los Minnesota Vikings de fútbol americano. Esto llevo a la franquicia a replantearse la situación e hizo que en 1957, Ben Berger terminara vendiendo el equipo a Bob Short. Este rápidamente manifestó su intención de trasladar el equipo a otra ciudad si no obtenía el apoyo de los aficionados de Minneapolis. Al principio los propietarios de los equipos se negaron al cambio de ciudad. Tras una nueva reunión de los propietarios, el permiso de traslado fue concedido tras el temor de la liga de que los Lakers se fueran a jugar a una competición que que Abe Saperstein, fundador de los Globetrotters, estaba organizando en la costa oeste.

Fue el 25 de abril de 1960 cuando Bob Short anunció que Minneapolis Lakers pasaba a ser Los Ángeles Lakers, el equipo se marchaba a California, un mercado más productivo tanto económica como deportivamente. Chicago o San Francisco fueron otras de las opciones que manejó Short. El ejemplo de los Brooklyn Dodgers de béisbol tuvo también que ver en la decisión. Estos se marcharon en 1958 a Los Ángeles reportando grandes beneficios en sus primeras temporadas. Hoy en día siguen afincados allí.

Minneapolis se quedó sin NBA hasta la llegada de Minnesota Timberwolves en 1989 y Los Ángeles pasaba a ser el primer equipo NBA de la costa oeste. En 1960 también llegaría Francis Dayle "Chick" Hearn, histórico comentarista de Lakers que se mantuvo hasta 2002, año de su fallecimiento. 

 
Jerry West fue la pieza clave de los Lakers de los 60. Short llegó a Los Angeles con un equipo competitivo, aunque alejado del potencial de Boston Celtics y Saint Louis Hawks. Como sucediera con Baylor, de nuevo en 1960 el mejor refuerzo iba a proceder del draft. Se trataba de Jerry West, elegido en el 2º lugar procedente de la universidad de West Virginia, que llegó al equipo con la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Roma. El dato curioso es que con West llegó también Fred Schaus, su entrenador en la universidad. El técnico se mantuvo 7 años en la franquicia, hasta 1967, y devolvió a los Lakers a unas finales en la campaña 1961-62, pero cayeron derrotados ante Boston Celtics por 4-3. Esta sería la tónica general de su periplo en Los Ángeles, en 7 años jugó nada menos que 4 finales, cayendo en todas y cada una de ellas a manos de Boston Celtics. 


En esas finales de 1962, Baylor estableció un record de anotación en playoffs que perduró hasta 1986. Los 61 puntos que endosó a Boston el 14 de abril sólo han sido superados por Michael Jordan, que precisamente rompió este récord en Boston con 63 puntos, 24 años después. Jerry West comenzó jugando de escolta-alero, pero acabo reconvertido en base dada la necesidad. En su primera temporada en los Lakers promedió 17.6 puntos por partido. En un partido de su primera temporada consiguió 16 de 17 tiros de campo, 12 de 12 tiros libres, además de lograr 10 rebotes, 12 asistencias y 10 robos de balón.

Formó un gran tandem con Baylor llegando a disputar juntos nada menos que 8 finales. Además, del dúo letal Baylor-West, el equipo contaba con jugadores como Dick Barnett, Ruddy Larusso, Frank Selvy, Hot Rod Hundley o Tom Hawkins. Baylor arrasaba en las estadísticas anotadoras y reboteadoras, sin embargo, sus números quedaban en un segundo plano ante las descomunales actuaciones de la estrella de la liga, Wilt Chamberlain, que en la temporada 1961-62 estableció el récord anotador de la historia de la NBA (100 puntos en un partido) y promedió 50,4 puntos por encuentro, por los 38.3 de Baylor. Mediada la campaña, el alero de los Lakers, fue llamado a la reserva activa a causa de la crisis de Berlin, pudiendo jugar tan sólo los fines de semana.

Si Chamberlain dominaba la liga en el aspecto individual, lo mismo hacía Boston Celtics en el colectivo. Dominaron con aplastante superioridad durante la década de 1960, donde tan sólo dejaron escapar el título de 1967. Los Ángeles practicaba un baloncesto muy vistoso, apostando por el espectáculo ante el orden que caracterizaba a aquellos Celtics. Esta época vio nacer una rivalidad que perduró hasta nuestros días. Otra de las rivalidades que no perduró hasta la actualidad fue la que protagonizaron con los Hawks de Pettit.
Con Gail Goodrich, los Lakers ganaron el anillo de 1972.

En 1963, 1965 y 1966 el equipo alcanzaría de nuevo las finales, pero volvieron a ser apeados por Boston, 4-1, 4-2 y 4-3, respectivamente. En esta última temporada llegó Gail Goodrich, a quien posteriormente retirarían la camiseta. Los movimientos también se sucedieron en las oficinas, ya que Jack Kent Cooke se convirtió en 1965 en el nuevo propietario del equipo tras comprar la franquicia por 5 millones de dólares.

El 20 de noviembre de ese mismo año, los Lakers jugaban frente a San Francisco Warriors en Las Vegas. Lo anecdótico fue que lo hicieron sin la voz de Chick Hearn, que se encontraba en Fayetteville, Arkansas retransmitiendo un partido universitario de fútbol americano. Las inclemencias del tiempo hicieron que no pudiera coger el vuelo que le llevará a Las Vegas. Este era el 2º encuentro que se perdía desde 1961 y el último en los siguientes 36 años, para un total de 3.338 encuentros consecutivos narrando al servicio de Los Ángeles Lakers. En aquellos playoffs de 1965, Jerry West logró un hito al conseguir promediar 46.3 puntos por partido contra Baltimore, mejor marca de la historia.
El equipo se mudó al Great Western Forum en 1967.

Los Angeles Lakers dejaron el Sports Arena y se mudaron al flamante Forum en 1967, con la llegada del nuevo entrenador Bill van Breda Kolff, quien se mantuvo hasta 1969, dos temporadas donde los angelinos llegaron a sendas finales con idéntica suerte, 4-3 para Boston.

Ya eran muchos años cayendo ante los todopoderosos Celtics, el actual equipo de Lakers había alcanzado su techo y no hallaron manera de detener a un hombre interior como Bill Russell. Sin embargo, Cooke dio una vuelta de tuerca al equipo con un traspaso que abrió cabida a la esperanza. El 4 veces MVP, Wilt Chamberlain llegó a Los Angeles Lakers, formando con Baylor y West una de las más prolíficas máquinas anotadoras de baloncesto de todos los tiempos. Pese a llegar con 32 años, había promediado en la 1967-68 la escandalosa cifra de 24.3 puntos, 23.8 rebotes y 8.6 asistencias.

Goodrich, uno de las claves de estos Lakers, se marchó a Phoenix Suns debido al draft de expansión de esa temporada. En aquella temporada, tras pasar por encima de San Francisco y Atlanta, Los Angeles parecían capacitados para ganar su primer título de la década. Llegaron a marchar 2-0 (primera vez que los Lakers se ponían con ventaja en una final frente a Boston) pero nuevamente los Celtics demostraron su superioridad dando la vuelta al resultado y llevándose el título tras siete partidos. En 1969 se sucedería un hecho sin precedentes y del que todavía no se volvió a repetir nada similar en la NBA. Jerry West fue nombrado MVP de las finales pese a que los Lakers perdieron nuevamente frente a los Celtics por 4-3, convirtiéndose en el único jugador en lograr este galardón sin haber ganado el anillo. En aquella campaña Chamberlain se convirtió en el único jugador capaz de taponar uno de los míticos "sky-hook" (ganchos) de un entonces joven Kareem Abdul-Jabbar.

Aun así, los Lakers de los 60' pasaron a la historia como uno de los mejores equipos de todos los tiempos pese a no haber conseguido un anillo de campeón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario