domingo, 20 de enero de 2013

EQUIPOS - LOS ANGELES LAKERS, parte IV (1946-)



IT'S SHOWTIME...!



Los Lakers comenzaron la planificación de la temporada 1979-80 con el pie derecho, la fortuna quiso que consiguieran el nº1 en el draft, una opción de primera ronda procedente del traspaso en 1976 de Gail Goodrich a New Orleans Jazz. El elegido fue Earvin Magic Johnson, procedente de Michigan State. Además, Larry Bird fue elegido en ese mismo draft por Boston Celtics, llevando así a la NBA una rivalidad que nació en la NCAA.

Magic no fue la única incorporación importante, ya que Lakers cambió de dueño al hacerse con la franquicia Jerry Buss. Larry Bird, su gran rival universitario, fue a los Celtics, renanciendo así la gran rivalidad que ambos equipos tuvieron en la década de los 60.

La otra novedad reseñable se dio en los banquillos, donde Jack McKinney se convirtió en el nuevo entrenador. También llegaron Spencer Haywood (a cambio de Adrian Dantley), y Jim Chones. Sin embargo, McKinney no duró más que 14 partidos, debido a un accidente de bicicleta que le obligó a dejar el banquillo. El interino Paul Westhead tomó el relevo, permaneciendo hasta final de temporada al ver la gravedad del asunto de McKinney.

Magic Johnson cogió la batuta de un equipo comandado por Kareem Abdul-Jabbar, quien en un fantástico año logró su sexto MVP. Los Angeles finalizó con un record de 62-20. Pero a pesar del MVP de Jabbar el gran protagonista de la temporada fue Magic, que tras un año dorado puso la guinda con el anillo de campeón en un 6º encuentro antológico. En la final esperaban los Sixers de Julius Erving, previamente Los Angeles se habían despachado con total facilidad de Phoenix y Seattle por sendos 4-1. Llegado al 6º partido y con 3-2 para Lakers, Jabbar (dominandor hasta entonces de la final con 34 puntos de media) no pudo jugar por culpa del tobillo.Westhead, lejos de recurrir al banquillo para solventar el problema, colocó a Magic Johnson en el puesto de pivot. La respuesta de Magic fue contundente: 42 puntos, 15 rebotes y 7 asistencias para ganar el partido, su primer título de la NBA y el primer MVP de las finales. "Sabemos que estas postrado, "Big Fellow ", pero queremos que esta noche te levantes y te pongas a bailar", dijo Magic ante los micrófonos de la televisión después del partido, dirigiéndose a Abdul-Jabbar. Había nacido una estrella, para muchos, el mejor jugador de la historia del baloncesto, y sobre todo, una era, gloriosa para la NBA y para los Lakers en particular.
Pat Riley dirigió a los Lakers a cinco campeonatos.

Sin embargo, un año después el equipo cayó sorprendentemente en 1ª ronda ante Houston Rockets, que acabaron en 6º lugar del oeste, último que daba el pase a playoffs. El clima que vívia el vestuario provocó la sustitución de Paul Westhead al undécimo partido de la 1981-82. Muchos culparon a Magic de esa decisión. Para sustituirle llegó Pat Riley que estaba ejerciendo de comentarista de los Lakers. Con Riley de entrenador los Lakers comenzaron a desplegar un juego vistoso, alegre, apostando por el espectáculo, basado en un ataque rápido comandado por Magic Johnson.

Tras el varapalo de la temporada pasada, Los Angeles Lakers se reencontró de nuevo con el anillo de campeón y con el mismo protagonista, Magic Johnson, quien se volvió a alzar con el MVP de las finales.

Los Lakers bailaba al son que imponía Magic, pero con dos escuderos de autentico lujo, James Worthy y Kareem Abdul Jabbar (rindiendo hasta los 41 años). Byron Scott, Michael Cooper, Kurt Rambis, Jamaal Wilkes o A.C. Green (estos dos últimos sin llegar a coincidir) formaban una nómina de excelentes jugadores que daban al resto del conjunto un acabado perfecto diseñado por Pat Riley. Los Angeles fueron claros dominadores del Oeste durante la década de los 80', logrando pasar de las 60 victorias en 6 temporadas, alcanzó 8 finales y logró 5 anillos de campeón.

Celtics y Lakers se vieron las caras en 3 finales. La primera de ellas fue en la temporada 1983-84, en la que Larry conseguía vengar el título de NCAA que se le resistió con Indiana State tras vencer Boston por 4-3. Aquella serie añadió un nuevo robo a la historia de este apartado que tanto a sonreído a Boston a lo largo de su historia. Al de Havlicek en 1965 ahora se unía el de Gerald Henderson (y más tarde el de Larry Bird en 1987) en el 2º partido de la final. Con 18 segundos para el final, Lakers mandaba en el electrónico 115-113 y tenía la posesión del balón.

Después del tiempo muerto, Worthy sacó, Magic recibió y devolvió a James, éste envió la bola a Byron Scott pero Cedric estuvo lo suficientemente inteligente para telegrafiar el pase y anticiparse para robar y dejar una posterior bandeja. Partido a la prórroga y posterior triunfo verde por 124-121. Riley aclararía que la clave de la derrota estuvo ahí, en ese punto concreto. Los Angeles mandaban 1-0 y tenían el 2-0 en su mano, lo cual hubiera significado medio anillo para Lakers. Aun así Lakers siguió peleando, y del 1-2 favorable a los Celtics pasaron al 3-2 cuando el equipo parecía hundido. Sin embargo los de Bird volvieron a dar la vuelta a la serie y decidieron en el 7º y definitivo partido en el Boston Garden para apuntarse su 15º anillo.

El 5 de abril de 1984, Kareem, en su 15º temporada, superó a Wilt Chamberlain como máximo anotador de la historia de la NBA, con 31.419 puntos.

Un año después, en la 1984-85, protagonizarían el segundo enfrentamiento tras derrotar Boston a los Sixers y Lakers a los Nuggets. Kareem, con 38 años, se alzó como el jugador más veterano en conseguir ser MVP de la final.

El primer partido de la final Los Angeles salieron humillados del Garden, tras caer 148-114. Parish se comió a Jabbar en lo que se calificó como "Memorial Day Massacre". Esa paliza despertó el orgullo del mejor Abdul Jabbar, que pese a su edad, le devolvió la jugada a Parish con 30 puntos, 17 rebotes, 8 asistencias y 3 robos en la victoria 109-102 en el 2º encuentro. En el tercero de la final, Lakers devolvió la paliza del primer envite con un abultado 136-111. Boston se apuntó el 4º y en el 5º volvió a emerger la figura del mejor Jabbar para aniquilar a Boston con 36 puntos (120-111). Los amarillos remataron la faena en el 6º y definitivo encuentro con la victoria 111-110. Los Lakers se sobrepusieron a la paliza del primer partido y al peso de la adversa historia, ganando la final en 6 encuentros y celebrando el título sobre el mítico parquet del Boston Garden con Kareem Abdul-Jabbar consiguiendo un MVP de las finales que no lograba desde 1971, aún con el nombre de Lew Alcindor.

En la 1985-86 de nada valieron las 62 victorias de la liga regular, ni los 11-1, 19-2 y 24-3, logrando el segundo mejor comienzo de temporada de la franquicia. Ganaron la Pacific Division con una diferencia de 22 partidos (récord de la historia) y Kareem batió los records de partidos disputados y minutos jugados de la historia de la NBA. Aquel año, las torres gemelas de Houston Rockets, Hakeem Olajuwon y Ralph Sampson, se encargaron de bajar a la tierra a Los Angeles. Esta vez Houston iba a ser el rival de Boston tras barrer a Los Angeles por un contundente 4-1. La canasta sobre la bocina de Ralph Sampson en el 5º partido dio el pase a los tejanos. Por primera vez en 5 años, los Lakers no iban a estar presentes en las finales.

La rivalidad volvió a cobrarse su tercer capítulo y tal vez el más recordado por los aficionados a la NBA en la 1986-87. Antes de la final, Lakers acumulaba un 11-1 en playoffs. Había superado con total comodidad a Denver, Golden State y Seattle.

Magic aprendió la lección de la temporada pasada y sus compañeros Kareem Abdul-Jabbar, Worthy, Scott y Magic estuvieron por encima de los 10 puntos de media. En esa magnifica temporada se alcanzó un record de 65-17, y fue cuando el juego rápido y brillante que ejecutaron los Lakers acabó recibiendo el apelativo de "Showtime". Los Lakers fueron el mejor equipo de la liga en asistencias y ganaron a sus rivales con una diferencia de 9.3 puntos por partido. Magic Johnson (23.9 puntos y 12.2 asistencias de media) fue elegido MVP de la liga y de la final. Michael Cooper fue elegido mejor defensor de la liga.

En las finales de 1987, Magic Johnson y Larry Bird se volvieron a ver las caras en lo que fue su tercera y última final como rivales. El partido decisivo fue el cuarto, que se jugó en Boston con un final no apto para cardiacos. Además de sus asistencias habituales, Magic cosió a los Celtics desde la media distancia durante todo el encuentro. En el último minuto de partido, cuando quedaban escasos segundos para el final, Larry Bird metió un triple imposible que dejó el marcador 106-105 para Boston. A 5 segundos del final, tomó el balón en el costado izquierdo de la bombilla, con la mira en la canasta y marcado por Kevin McHale. Previo engaño a la izquierda, se fue hacia la derecha y le salieron al paso hasta tres hombres, Robert Parish, Larry Bird y el propio McHale. Magic parecía encerrado, pero en ese momento se sacó un maravilloso mini gancho desde el cielo (al que denominó junior sky-hook) con la mano derecha para ganar el partido. El silencio se apoderó del Garden. La locura se adueñó de Los Angeles cuando, en plena celebración, Pat Riley prometió: " Repetiremos la próxima temporada ", que antes nadie se había atrevido a decir. Y lo cumplió.

Los Lakers se llevaron la serie en 6 encuentros y Magic consiguió su tercer MVP de las finales. Al final del partido, Larry Bird declaró: "Siempre esperas perder con los Lakers por un gancho, pero nunca lo esperas de 'Magic' ". Desde entonces, los Celtics no volvieron a aparecer por una final de la NBA. En 1988 los 'Bad Boys' de Detroit Pistons, liderados por Isiah Thomas, consiguieron al fin derrotar a los Celtics en las finales de la Conferencia Este. Los Lakers, una vez más, esperaban en la final. La serie fue muy dura y se llegó a un agónico 7º encuentro. Sin embargo el encuentro clave fue el 6º partido. Un partido que pasará a la historia por el récord que no sólo que marcó Isiah Thomas sino en las condiciones en que lo hizo, 25 puntos medio cojo tras lesionarse en el tercer cuarto. Su esfuerzo no dio su fruto y Los Angeles venció 103-102 después de que Kareem Abdul Jabbar anotara dos tiros libres después de una muy discutida falta personal de Bill Laimbeer.

El 7º también tuvo un final fatídico, faltando pocos segundos para el final, Bill Laimbeer puso a Detroit dos arriba merced a un triple, pero nada más sacar de fondo, el balón llegó a las manos de Magic que dio un pase de baseball que cruzó toda la cancha para caer en manos de A.C. Green, quien anotó una bandeja a placer. Detroit sacó rápidamente buscando a Isiah Thomas a quien Magic robó el balón conforme levantaba los brazos en señal de victoria y el público del Forum invadía la cancha celebrando el undécimo campeonato. Los Lakers conseguían ser el primer equipo en repetir título desde el año 1969.

La temporada 1988-89 (57-25) supuso la décima temporada consecutiva por encima de las 50 victorias. Fue un año emotivo para la franquicia, y en general para toda la NBA. El máximo anotador de todos los tiempos, Kareem Abdul-Jabbar anunciaba su retirada a los 42 años. Como reconocimiento, el pivot de Los Angeles Lakers fue homenajeado en todas las canchas. Festejos al margen, Los Angeles completó otro gran año con el título de la Conferencia Oeste. Magic fue elegido MVP de la liga por segunda vez en su carrera. No perdieron un sólo encuentro en los Playoffs hasta las finales, pero allí, pesaron demasiado las lesiones de Magic Johnson y Byron Scott ante unos Pistons que vencieron por 4-0.

Jerry Buss, Jerry West y Pat Riley vieron la necesidad de reconstruir el equipo. De este modo se ponía fin a la década más exitosa de la historia de la franquicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada