domingo, 20 de enero de 2013

EQUIPOS - LOS ÁNGELES LAKERS, parte VI (1946-)

 
 
 
SIGLO XXI, NUEVA DINASTÍA
 
 
La temporada 1999-2000 fue el principio de una nueva era en la historia de los Lakers. El equipo contrató al entrenador Phil Jackson, líder de los Bulls de Jordan, y por primera vez en 31 años jugarían sus partidos de casa en un lugar que no fuera el Great Western Forum, ya que un nuevo pabellón, el Staples Center, fue construido en el centro de la ciudad.

1999-00: Primer campeonato del siglo

Tras una temporada regular brillante (67-15) en la que Shaquille O'Neal consiguió el MVP de la temporada y el MVP del All-Star Game, los Lakers llegaban a playoffs más fuertes que nunca en los últimos años. En primera ronda sufrieron para eliminar a Sacramento Kings (3-2), aunque en las Semifinales de Conferencia pudieron relajarse más tras eliminar a Phoenix Suns en cinco partidos. El problema llegaría en las Finales de Conferencia, una serie dura para el conjunto californiano.

Los Lakers se complicaron las cosas en el último y definitivo 7º partido que les enfrentaba a Portland Trail Blazers, quienes llegaban de empatar un adverso 3-1 en la eliminatoria. La remontada de los de Oregón parecía gozar de más consistencia y realidad a medida que se avanzaba el partido, tanto, que se marcharon al último periodo con un favorable 71-58 que parecía definitivo. Todo se torno en contra a raíz de un parcial de 15-0 a favor de los Lakers.

El equipo remontó la mayor desventaja efectuada en el último cuarto en la historia de playoffs (13, superando el récord que ellos mismos ostentaban desde 1973 (6), compartido con los Warriors (1975) y los Bullets (1979)) para auparse a sus primeras Finales desde 1991 tras superar finalmente 89-84 merced a un 31-13 en el último y definitivo cuarto.

Shaquille O'Neal hizo inútil las dobles y hasta triples defensas que recibió durante el encuentro, anotando 9 puntos en el último cuarto incluyendo un imponente alley-hoop para decidir el encuentro (85-79 con 40 segundos por jugar) y erigirse como decisivo en la remontada final. O'Neal, que hasta el final del tercer cuarto, estaba siendo anulado por la defensa de los Blazers, finalizaría con 18 puntos (8-12 desde la línea) y 9 rebotes, mientras que Kobe Bryant firmó 25 puntos, 11 rebotes, 7 asistencias y 4 tapones.

Tras eliminar a los Blazers, los Lakers se enfrentaron ante Indiana Pacers en las Finales de 2000, las primeras desde 1991. El equipo venció en seis partidos, ganando el primer anillo desde el año 1988. O’Neal fue nombrado con su primer MVP de las Finales, logrando su tercer MVP en esta temporada.

2000-01: Back-to-back

Con el bloque del año anterior (el único movimiento importante fue la baja de Glen Rice), los Lakers aspiraban a conseguir su segundo anillo consecutivo. A pesar de una temporada regular difícil debido a las lesiones de Derek Fisher, O’Neal y Bryant, el equipo ganó su segundo título de división consecutivo, robándoselo a Sacramento Kings en la última semana.

En playoffs, el equipo estuvo intratable. Eliminaron a Portland, Sacramento y San Antonio sin perder ningún partido, llegando en un estado de forma magnífico a las Finales de la NBA que le enfrentaban a los Philadelphia 76ers de Allen Iverson.

En el primer partido, los 76ers sorprendieron llevándose el triunfo en la prórroga, pero los Lakers encadenaron cuatro victorias consecutivas para llevarse el segundo anillo consecutivo a casa (lo que se conocía como back-to-back). Con promedios de 33.0 puntos y 15.8 rebotes por partido, O’Neal fue nombrado de nuevo MVP de las Finales.
2001-02: Se consuma el three-peat

En la temporada 2001-02, los Lakers se convertían en el primer equipo en lograr 16 victorias en los primeros 17 partidos de la liga desde los Bulls de la 1996-97.

Secundarios como Ron Harper, Horace Grant, Tyronn Lue y Greg Foster, fueron reemplazados por Lindsey Hunter, Samaki Walker y Mitch Richmond. Tras un gran inicio de campaña, el equipo llegó al All-Star Weekend con un balance de 33-13. O’Neal, que había estado luchando contra una lesión del pie durante toda la temporada, regresó tras el All-Star y en sus tres primeras semanas de competición fue nombrado mejor jugador de la Conferencia Oeste en dos ocasiones. Los Lakers terminaron la temporada con un récord de 58-24, segundo mejor de la liga.

Los Lakers llegaron a los playoffs como el tercer mejor equipo del Oeste y se enfrentaron a los Blazers, eliminándoles por tercera vez consecutiva por 3-0. En Semifinales de Conferencia hicieron lo propio con los Spurs en cinco partidos para enfrentarse con los Kings en el duelo esperado del Oeste. Tras ir perdiendo 2-1 en la serie, el cuarto partido pudo sentenciar la eliminatoria y cambiar la historia de los Kings, pero Robert Horry salvó a los Lakers. Si bien primero, se encargó de eliminar a los Blazers con un triple victorioso, posteriormente se encargó de rematar a los Kings, dejando la impronta en el 4º encuentro con un triple sobre la bocina (100-99) para empatar la eliminatoria a dos.

La suerte también jugó un papel preponderante, y es que después de que Los Angeles errará sendos tiros por arte de Bryant (falló una bandeja) y O'Neal (hizo lo mismo con el palmeo), la bola fue a parar a Divac, que dio origen a un error mandando el balón lejos de la canasta de los Kings, y que con tan mala fortuna tomó como destino Horry, quién encestó el triple que les daba el partido a los Lakers. En el quinto partido, una canasta de Mike Bibby in extremis devolvía la ilusión a los de Sacramento, durándoles poco ya que los dos siguientes encuentros fueron victorias de los Lakers, y con ello, su pase a las Finales.

En ellas se encontrarían con los New Jersey Nets de Jason Kidd, haciendo su primera aparición en unas Finales. Los californianos solventaron la eliminatoria por la vía rápida, barriendo a su rival (4-0) y consiguiendo el three-peat (tercer anillo consecutivo). O’Neal fue galardonado con su tercer y último MVP de las Finales, siendo con Jordan el único jugador en conseguirlo en tres ocasiones.
2003-08: Autodestrucción y fase de reconstrucción

Al inicio de la temporada 2002-03, O'Neal se perdió 12 partidos por lesión en el pie y el comienzo de campaña de los Lakers fue pobre. Llegadas las Navidades, el equipo llevaba un balance de 11-19, con Bryant realizando las mejores actuaciones de su carrera convirtiéndose en el jugador más joven de la historia de la NBA en llegar a los 10.000 puntos, consiguiendo el récord de más triples en un partido con 12 ante Seattle SuperSonics, más triples en una mitad (8) y más triples consecutivos anotados en un partido (9). También batió el récord de franquicia de más puntos en una mitad (42), anotó 40 o más puntos en 9 partidos consecutivos (junto con Wilt Chamberlain y Michael Jordan el único jugador capaz de hacerlo en la historia), anotó 35 puntos o más en 13 partidos consecutivos (solo Chamberlain), se convirtió en el tercer jugador capaz de promediar 40 puntos por partido en un mes de competición y en el primer laker en firmar un triple-doble de manera consecutiva tras Magic Johnson en 1991.

Los Lakers finalizaron la temporada regular con un balance de 50-32, su 26ª temporada por encima de las 50 victorias desde que el equipo se trasladó a Los Ángeles. En primera ronda de playoffs, eliminaron con facilidad a Minnesota Timberwolves, pero en Semifinales de Conferencia tuvieron que enfrentarse a San Antonio Spurs. Tras un 4-2 a favor de los Spurs, terminaron los sueños de los Lakers de cosechar el cuarto anillo consecutivo.

Debido a la eliminación, la franquicia decidió fichar a los veteranos agentes libres Karl Malone y Gary Payton, comenzando la temporada 2003-04 ganando 20 de los primeros 25 partidos en la época en la que Malone se convirtió en el jugador de mayor edad de la historia de la NBA en conseguir un triple-doble. Pero después de que Malone se lesionara la rodilla y O'Neal y Bryant sufrieran otras lesiones de menor importancia, Payton se vio obligado a liderar a un joven equipo con un sistema ofensivo con el que no estaba especialmente familiarizado. Extradeportivamente, Bryant fue acusado de agresión sexual y comenzaron los primeros roces entre O'Neal y Bryant.

El equipo cerró la temporada con 14 triunfos en 17 partidos y ganó el título de División Pacífico gracias a dos triples sobre la bocina ante los Blazers, uno de ellos para forzar la prórroga y otro para ganar el partido en la segunda prórroga. Sin Horry en playoffs, Derek Fisher salvó al equipo en el quinto duelo de las Semifinales de Conferencia ante los Spurs anotando una canasta a falta de 0.4 segundos que daba el partido a los californianos. Posteriormente, los Lakers eliminarían a los propios Spurs y a Minnesota Timberwolves para acceder a las Finales de la NBA. En ellas se encontraron a Detroit Pistons, decepcionando y perdiendo el campeonato en cinco partidos, el segundo traducido en triunfo para los Lakers gracias a un triple final de Bryant que enviaba el partido a la prórroga.

Tras el fracaso, los Lakers comenzaron su particular, aunque breve, cuesta abajo. Phil Jackson dejó el equipo, Shaquille O'Neal fue traspasado a Miami Heat por Lamar Odom, Caron Butler y Brian Grant, debido a sus problemas personales con Bryant, y Payton y Malone también abandonaron (el primero se marchó a los Celtics y el segundo se retiró por culpa de las lesiones). Rudy Tomjanovich ejerció como nuevo entrenador del equipo. Lamar Odom fue traspasado a los Lakers en 2004.

A pesar de todos los movimientos de pretemporada, los Lakers firmaron un gran inicio de campaña con un balance de 24-19, pero posteriormente Tomjanovich tuvo que dejar el equipo por cuestiones de salud. Sin Tomjanovich, el equipo luchó por los puestos de playoffs, pero sin embargo, las lesiones a finales de temporada de Bryant y Odom hicieron al equipo salir derrotado en 19 de los últimos 21 encuentros. Finalmente, los Lakers consiguieron un balance de 34-48. A pesar de todo, Bryant continuó batiendo récords, convirtiéndose en el jugador más joven de la historia en llegar a los 14.000 puntos y batiendo el récord de franquicia de más tiros libres consecutivos anotados (43).

La temporada 2005-06, marcó el regreso de Phil Jackson al banquillo de los Lakers. A pesar de que Bryant en principio deseó la marcha de Jackson y que éste criticó al jugador públicamente, Bryant dio la bienvenida al retorno de Jackson y creció el optimismo para la temporada de los Lakers. En pretemporada, el equipo fichó a Kwame Brown de Washington Wizards a cambio de Caron Butler y Chucky Atkins, y seleccionó en el draft a Andrew Bynum, procedente del instituto. El 22 de enero de 2006, Bryant entró en la historia de la NBA al anotar 81 puntos en la victoria ante Toronto Raptors. Fue la segunda máxima anotación en un partido, derás de los 100 de Chamberlain en 1962. Tras el descanso, Bryant se fue hasta los 56 puntos para acabar con 81, y 28 de 46 en tiros (7 triples incluidos) y 17 de 20 en tiros libres.

Los Lakers lograron la clasificación para playoffs en la primera temporada del regreso de Jackson, logrando un balance de 45-37. En primera ronda se enfrentaron a Phoenix Suns, a los que llegaron a ir ganando en la eliminatoria por 3-1, pero el MVP Steve Nash lideró a los Suns a la remontada. El sexto partido fue decisivo, ganado por los Suns en Los Ángeles por 126-118 gracias a un triple de Tim Thomas que forzaba la prórroga a falta de 6.3 segundos para el final. En el séptimo y último, los Suns barrieron por 121-90 a los Lakers en Phoenix.

En la siguiente temporada, los Lakers volvieron a playoffs tras finalizar la campaña con un 42-40, viéndose las caras por segundo año consecutivo con los Suns y esta vez siendo eliminados en cinco partidos. Después de la temporada, Bryant llegó a pedir ser traspasado si no llegaban refuerzos al equipo. Fisher, procedente de Utah Jazz, regresó a los Lakers.
2008-presente: Gasol ficha por los Lakers y 15º anillo

Los Lakers comenzaron la temporada 2007-08 sorprendentemente bien, con Bynum como pívot titular. El gran nivel mostrado por Bynum permitió al equipo disfrutar del primer puesto de la Conferencia Oeste durante tres días. Sin embargo, una lesión del pívot en enero le obligó a permanecer fuera de las canchas durante el resto de la temporada, aunque en principio se pensaba que era para dos meses. Finalmente, solo disputó 35 partidos en total en todo el año. Afortunadamente, el 1 de febrero los Lakers completaron un traspaso en el que llegaba al equipo el español Pau Gasol procedente de Memphis Grizzlies a cambio de Kwame Brown, el rookie Javaris Crittenton, Aaron McKie, los derechos de draft de Marc Gasol, y las elecciones de primera ronda de 2008 y 2010. Los Lakers también recibieron una segunda ronda de 2010. Con un pívot y ala-pívot ambos de 7 pies, los analistas se refirieron a Bynum y Gasol como las "Torres Gemelas", similares al dúo Tim Duncan y David Robinson de los Spurs de finales de los 90 y principios de siglo. Con un Bryant estelar, los Lakers finalizaron la temporada en el primer puesto de la Conferencia Oeste, ganando así el título de división por primera vez desde 2004.

En playoffs, los Lakers barrieron en primera ronda a Denver Nuggets, octavo clasificado con 50 victorias en el Oeste. El 7 de mayo, Bryant fue nombrado por primera vez en su carrera MVP, por delante de Chris Paul y Kevin Garnett. En Semifinales de Conferencia, su rival fue Utah Jazz. Tras comenzar los dos primeros partidos en casa ganando, los Lakers se dejaron empatar la eliminatoria a domicilio. Dos victorias más de los Lakers, una en casa y otra en Utah, certificaron el pase de los californianos a las Finales de Conferencia por primera vez desde 2004. En ellas, eliminaron a San Antonio Spurs por 4-1 y accedieron a las Finales de la NBA por primera vez desde 2004. En el primer partido de la serie, los Lakers remontaron 20 puntos de diferencia a los Spurs para ganar el partido, mientras que en el segundo les derrotaron por un margen de 30 puntos (101-71). Ya en el quinto y a la postre último, Gasol batió su marca personal de rebotes en un partido con 19.

En las Finales se encontraron con Boston Celtics 21 años después y jugaron sus primeras Finales desde 2004 y la 29ª en su historia. Tras dos victorias de los Celtics en Boston, la serie se fue para Los Ángeles con la obligación de los Lakers de ganar los tres partidos para continuar vivos en la lucha por el anillo. Ganaron el tercer y quinto encuentro de la serie, perdiendo el cuarto al dejar escapar una diferencia de 24 puntos sobre los Celtics (mayor remontada en la historia de las Finales). Ya en el sexto, los Celtics sentenciaron con un claro 92-131.

No hay comentarios:

Publicar un comentario