miércoles, 16 de enero de 2013

GRANDES PELEAS - MUHAMMAD ALÍ vs. JOE FRAZIER (Manila, 1/10/1975)



 

COMO DAVID Y GOLIATH:
"THRILLA IN MANILA"



Tras defender su título con éxito durante el año 1975 en tres ocasiones, el promotor Don King organizó una revancha contra Joe Frazier que ha pasado a la historia con el nombre de “Thrilla in Manila”.

En 1975, Filipinas estaba gobernada por el dictador Ferdinand Marcos, quien aprovechó el combate para desviar la atención internacional sobre las acusaciones de violación de los derechos humanos que tenían como punto de mira su régimen. Como ya había ocurrido en el Zaire un año antes, Ali acudió a Manila en loor de multitud, arropado por un público que veía en él algo más que a un simple boxeador y lo consideraba como un símbolo de la lucha contra la opresión. El campeón utilizó de nuevo su ingenioso y viperino verbo para calentar el combate, mientras Frazier se entrenaba duramente en su intento de reconquistar el cetro mundial. 

Unos días antes de la pelea, en la conferencia de prensa que reunió a los dos contendientes, Ali se destapó con la frase, referida a su oponente, que definiría una época y un combate legendario: “It’s gonna be a chilla, and a killa, and a thrilla, when I get the Gorilla in Manila” (Va a ser un escalofrío, una matanza y una emoción, cuando venza al gorila en Manila). El tercer combate entre Ali y Frazier fue uno de los más cruentos de la historia del boxeo. Con una temperatura que rozaba los 40 grados centígrados, ambos boxeadores acabaron exhaustos de encajar golpes hasta que, en el arranque del último asalto, el árbitro paró la pelea y proclamó ganador a Ali por inferioridad de Frazier.


Un brutal combate en Quezon City que pasó a la historia con el sobrenombre de "Thrilla in Manila ", el considerado por Ali como combate más duro de su vida. Cuentan que ambos púgiles saltaron a las dieciséis cuerdas dispuestos a morir y ambos coincidieron en que fue la ocasión en la que estuvieron más cerca del abismo. Frazier que no conocía los pasos atrás peleó prácticamente ciego, pero avanzando como siempre, con la fuerza de una montaña, encajando los golpes prodigiosos de Ali y soltando su demoledora mano izquierda para teñir de rojo épico la lona de la leyenda. Ambos se sometieron al posiblemente más duro castigo de la historia del deporte, una soberana paliza de la que salieron seriamente tocados en su salud. Frazier quedó prácticamente ciego y Ali dañó seriamente su salud provocando los problemas que le acompañaron durante el resto de su vida.



Norman Maller narró los catorce asaltos que duró la pelea, hasta que un gancho de izquierda de Ali reventó el mentón de Frazier y levantó la primera fila del ‘ringside’, donde Sinatra ‘la voz’ quedaba mudo por primera vez. El protector bucal saltó por los aires y la mirada perdida de Joe hizo reflexionar a Eddie Futch, (preparador de Frazier), que exclamando la siguiente frase: “Nadie olvidará jamás lo que hiciste hoy aquí", lanzó la toalla al aire impregnado del hedor sanguinolento del dolor y las lágrimas secas.



Futch le acababa de salvar la vida, en la otra esquina Angelo Dundee, (preparador de Ali), respiraba aliviado con la toalla apretada entre sus manos, mientras el campeón de Louisville balbuceaba a través de su protector: “Quitadme los guantes no puedo pelear un solo segundo más”.  Ali al borde del colapso no daba crédito a lo vivido, no comprendía como aquel tipo de Beaufort, medio ciego, había dado pasos adelante hasta el último instante.



Un puñado de huesos quebrados y dos sombras dolientes desplomadas dibujaron una danza mortal reflejada en sus rostros cadavéricos, caras hinchadas por el silencioso susurro de la muerte. La gloria para el de Louisville y el olvido para Frazier, que como siempre siguió dando pasos adelante para superar la derrota y vencer a la pobreza y el olvido hasta el último de sus días. Aquel en el que un blues del color de las violetas húmedas sonó en Filadelfia para despedir a Joseph William Frazier, ese que zarpó en el río morado de una señora sin rostro que con su mueca espectral le hizo caer a la lona y le miró cara a cara por segunda y última vez.

Vídeo - pelea completa:


No hay comentarios:

Publicar un comentario