martes, 12 de febrero de 2013

ESPECIALES - ESPN Films PRESENTA "MICHIGAN'S FAB FIVE" (ESPN 30/30, 2011) de Jason Hehir

Los Fab Five de Michigan


HISTORIA NEGRA: EL KARMA DE UN FRACASO



Hubo un tiempo en el que cinco novatos insolentes y deslenguados fueron los 'reyes' del baloncesto universitario de Estados Unidos. El éxito y la gloria parecían aguardar a los 'Fab Five', como fue llamado el fabuloso quinteto que llevó a la Universidad de Michigan a dos finales consecutivas de la NCAA, en 1992 y 1993. "La mejor promoción jamás reclutada en un mismo equipo", dijeron de ellos. Pero la historia se empeñó en hacerles fracasar una y otra vez. Daba igual el talento que atesoraran, la masa de seguidores que arrastraran o el brillante futuro que les auguraran. Siempre se quedaron a un paso del triunfo.

Después de dos décadas de aquellos maravillosos años en los que Howard se divertía con sus amigos imponiendo un estilo desenfadado de hablar y de vestir, aquella original y fabulosa forma de jugar, el pívot de 38 años con cara de buena persona es el único que sigue en activo. Chris Webber, Jalen Rose y Jimmy King ya se han retirado y Ray Jackson nunca llegó a la NBA.


La leyenda negra de los 'Fab Five' empezó a forjarse en los primeros años de universidad. Siendo jugadores de primer curso realizaron una proeza al llegar a la final contra Duke, un equipo al que los muchachos de barrio y pantalones caídos despreciaban por antagonismo, porque la Universidad de Michigan es pública mientras que la Universidad Duke es una de las instituciones privadas más prestigiosas y elitistas del mundo. En un magnífico documental emitido recientemente por la cadena ESPN, Jimmy King reconoció que pensaba que los jugadores de Duke eran "unas nenas" y los llamaba despectivamente "Uncle Tom": negros de clase baja que se comportan como siervos de los blancos ricos. King y sus amigos perdieron por un aplastante 71-51.

Un año después regresaron a la final tras conseguir un formidable récord de 31 victorias y sólo cinco derrotas. Entre los cinco promediaron cerca de 70 puntos y 30 rebotes por partido en una campaña casi perfecta. Jackson fue el único que no llegó a los 10 puntos por encuentro, pero el resto superó esa cifra con creces. Webber era la estrella con 19 puntos y 10 rebotes, pero el futuro jugador de Washington, Sacramento y Philadelphia, cinco veces seleccionado para jugar el 'All-Star Game', cometió un error imperdonable en el último momento. Cuando faltaban 11 segundos para el final y perdiendo por dos puntos, pidió tiempo muerto. Pero a su equipo no le quedaban tiempos muertos, así que le señalaron falta técnica y pérdida de la posesión. North Carolina, otra leyenda del baloncesto universitario, ganó por 77-71.

Después de aquello, los 'Fab Five' empezaron a separarse y a seguir cada uno su propio camino. El primero en dar el salto a la NBA fue Webber, el mejor de los cinco. Fue elegido como número uno del 'Draft' por los Orlando Magic pero traspasado a Golden State Warriors, donde consiguió el premio al mejor 'Rookie' del año. Un año después llegó a los Washington Bullets y coincidió con su ex compañero Juwan Howard, que acababa de llegar a la NBA. Pero los años felices de la universidad nunca se repitieron.


Y lo que es peor, en 2002 se conoció que algunos jugadores de la Universidad de Michigan habían recibido dinero por jugar en el equipo, algo prohibido por la NCAA. Webber fue acusado de perjurio y acabó reconociendo las acusaciones ante la amenaza de una condena mayor. Los 'Fab Five' fueron desposeídos de todos sus premios, triunfos y registros. Los dos subcampeonatos fueron borrados.


Webber pasó por varios equipos más y disputó algún 'play-off', pero a pesar de sus enormes cualidades como jugador nunca llegó a la final de la NBA. Tampoco lo consiguieron Jalen Rose y Jimmy King, que tardaron un poco más en dar el salto al profesionalismo. Ray Jackson fue el único que nunca jugó en la mejor liga del mundo. En febrero de 2007 declaró: "Me llevó un largo tiempo aceptar el hecho de ser el único de los 'Fab Five' que no llegó a la NBA, pero lo he superado porque he vuelto a casa y soy feliz con lo que estoy haciendo con mi vida".


Aquí termina la historia de los Fab Five de Michigan, una generación que maravilló a un país y que salió por la puerta de atrás, tanto por no poder ganar el título de la NCAA como por la forma en que se disolvió el equipo. Su gran estrella, Chris Webber, abandonó la competición universitaria y años más tarde quedó empañada su trayectoria universitaria al demostrarse mediante una investigación federal que tanto él como otros tres ex-jugadores de los Wolverines, Robert Traylor, Maurice Taylor y Louis Bullock, habían recibido más de 600 mil dólares de Ed Martín, mecenas del equipo de baloncesto de la Universidad de Michigan.


En su etapa profesional estos cinco fabulosos tuvieron suerte dispar, pero sus hazañas y talento quedarán para siempre como una de las páginas doradas en la historia de éste deporte.



Clip - película completa:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada