sábado, 23 de febrero de 2013

PERFILES - SERGIO MARTÍNEZ (1975-)

Maravilla Martínez


EL EMBLEMA DE LA SUPERACIÓN




Sergio Gabriel Martínez nació el 21 de febrero de 1975 en Quilmes, Buenos Aires (Argentina). Es el segundo de tres hermanos. Su padre, Hugo Alberto, trabajador metalúrgico, junto con su mujer, Susana Griselda, vieron la necesidad de emigrar para poner comida encima de la mesa y viajaron desde Quilmes, la Capital del Distrito de Buenos Aires, hacía Mar de Plata y, más tarde, de vuelta a Quilmes.

Tras realizar estudios elementales, comenzó clases de secretariado, teniendo que dejarlas poco tiempo después cuando vio la necesidad de ayudar a su padre y tener que trabajar de sol a sol para mantener a la familia.

En enero de 2005, después de dejar vacante el título IBO, pelea por el cinturón WBC Latino Superwelter ante Albert Airapetian en León. Martínez consigue una victoria por nocaut en once rounds, después de haber derribado a Airapetian tres veces en el round definitivo. Tras este combate, los rumores comienzan a sonar y el título del mundo está cada vez más cercano. Con la intención de mantenerse listo y esperando su oportunidad, Martínez se mantiene ocupado con cinco triunfos ante Álvaro Moreno, Tamaz Tskrialashvili, Presente Brito, Vasile Surcica y Oliver Tchinda, defendiendo dos veces el cinturón WBC Latino. 

Después de numerosos retrasos, el Consejo Mundial de Boxeo garantiza a Martínez una eliminatoria mundial. El rival es el mexicano Saúl Román, y el lugar será el Grand Plaza Hotel de Houston, Texas, el 27 de abril de 2007. Es su regreso a los Estados Unidos tras su derrota ante Margarito en Las Vegas, y un determinante Martínez noquea a Román en cuatro asaltos.

En enero de 2005, después de dejar vacante el título IBO, pelea por el cinturón WBC Latino Superwelter ante Albert Airapetian en León. Martínez consigue una victoria por nocaut en once rounds, después de haber derribado a Airapetian tres veces en el round definitivo. Tras este combate, los rumores comienzan a sonar y el título del mundo está cada vez más cercano. 

Con la intención de mantenerse listo y esperando su oportunidad, Martínez se mantiene ocupado con cinco triunfos ante Álvaro Moreno, Tamaz Tskrialashvili, Presente Brito, Vasile Surcica y Oliver Tchinda, defendiendo dos veces el cinturón WBC Latino. Después de numerosos retrasos, el Consejo Mundial de Boxeo garantiza a Martínez una eliminatoria mundial. El rival es el mexicano Saúl Román, y el lugar será el Grand Plaza Hotel de Houston, Texas, el 27 de abril de 2007. Es su regreso a los Estados Unidos tras su derrota ante Margarito en Las Vegas, y un determinante Martínez noquea a Román en cuatro asaltos.

En enero de 2005, después de dejar vacante el título IBO, pelea por el cinturón WBC Latino Superwelter ante Albert Airapetian en León. Martínez consigue una victoria por nocaut en once rounds, después de haber derribado a Airapetian tres veces en el round definitivo. Tras este combate, los rumores comienzan a sonar y el título del mundo está cada vez más cercano. Con la intención de mantenerse listo y esperando su oportunidad, Martínez se mantiene ocupado con cinco triunfos ante Álvaro Moreno, Tamaz Tskrialashvili, Presente Brito, Vasile Surcica y Oliver Tchinda, defendiendo dos veces el cinturón WBC Latino. Después de numerosos retrasos, el Consejo Mundial de Boxeo garantiza a Martínez una eliminatoria mundial. El rival es el mexicano Saúl Román, y el lugar será el Grand Plaza Hotel de Houston, Texas, el 27 de abril de 2007. Es su regreso a los Estados Unidos tras su derrota ante Margarito en Las Vegas, y un determinante Martínez noquea a Román en cuatro asaltos.

En enero de 2005, después de dejar vacante el título IBO, pelea por el cinturón WBC Latino Superwelter ante Albert Airapetian en León. Martínez consigue una victoria por nocaut en once rounds, después de haber derribado a Airapetian tres veces en el round definitivo. Tras este combate, los rumores comienzan a sonar y el título del mundo está cada vez más cercano. Con la intención de mantenerse listo y esperando su oportunidad, Martínez se mantiene ocupado con cinco triunfos ante Álvaro Moreno, Tamaz Tskrialashvili, Presente Brito, Vasile Surcica y Oliver Tchinda, defendiendo dos veces el cinturón WBC Latino. Después de numerosos retrasos, el Consejo Mundial de Boxeo garantiza a Martínez una eliminatoria mundial. El rival es el mexicano Saúl Román, y el lugar será el Grand Plaza Hotel de Houston, Texas, el 27 de abril de 2007. Es su regreso a los Estados Unidos tras su derrota ante Margarito en Las Vegas, y un determinante Martínez noquea a Román en cuatro asaltos.

En enero de 2005, después de dejar vacante el título IBO, pelea por el cinturón WBC Latino Superwelter ante Albert Airapetian en León. Martínez consigue una victoria por nocaut en once rounds, después de haber derribado a Airapetian tres veces en el round definitivo. Tras este combate, los rumores comienzan a sonar y el título del mundo está cada vez más cercano. Con la intención de mantenerse listo y esperando su oportunidad, Martínez se mantiene ocupado con cinco triunfos ante Álvaro Moreno, Tamaz Tskrialashvili, Presente Brito, Vasile Surcica y Oliver Tchinda, defendiendo dos veces el cinturón WBC Latino. Después de numerosos retrasos, el Consejo Mundial de Boxeo garantiza a Martínez una eliminatoria mundial. El rival es el mexicano Saúl Román, y el lugar será el Grand Plaza Hotel de Houston, Texas, el 27 de abril de 2007. Es su regreso a los Estados Unidos tras su derrota ante Margarito en Las Vegas, y un determinante Martínez noquea a Román en cuatro asaltos.

Con un potente golpe al cuerpo el nombre de Martínez comienza a hacerse conocido. Sin embargo, y aunque la pelea ante Román había sido considerada una eliminatoria oficial, la oportunidad por el título continuaba escapándose. En este punto de su carrera, Martínez decide dar un nuevo cambio y firma con el conocido promotor Lou DiBella, de DiBella Entertainment, con sede en Nueva York. El objetivo será desde el primer momento hacer el nombre de Sergio más conocido en los Estados Unidos y conseguir una oportunidad por el título. 

Bajo la dirección de DiBella, Martínez comienza una exitosa carrera, peleando en el Bronx, Nueva York, Las Vegas, Connecticut y California. Los fans americanos comienzan a enamorarse de esta sensación argentina llegada desde España. En seis meses, Sergio consigue triunfos sobre Russel Jordan, David Toribio, Archak TerMeliksetian y Alex Bunema. La victoria ante éste último -ranqueado como número del mundo- el 4 de octubre de 2008 en The Pechanga Resort and Casino en Temecula, California, está considerada como una obra maestra. Sergio dio una lección a Bunema y le golpeó, de manera literal, por todo el cuadrilátero, obligando al doctor a parar el combate antes de la llamada del noveno round. 

De esta espectacular manera, y ante las cámaras de HBO, conquistaba el cinturón interino del Consejo en las 154 libras. El recién coronado campeón volvió a la acción el 14 de febrero de 2009 para enfrentarse el ex títular mundial Welter Kermit Cintron. En el séptimo round Martínez derriba a Cintrón, haciéndole escuchar la cuenta de diez por el árbitro, Frank Santore. Pero después de una larga discusión, Santore ordenó proseguir con la pelea aludiendo que solo había movido sus brazos para declarar el final del asalto y no del combate. Aun así, y después de doce asaltos en los que la mayoría vio vencedor a Martínez, los jueces decidieron dar un controvertido empate, consiguiendo conservar pese a todo el cinturón.

En mayo de 2009, el WBC decide coronar a Martínez como campeón regular del Superwelter debido a la falta de actividad de Vernon Forrest. Trágicamente, el enfrentamiento entre ambos nunca llegó a realizarse tras el asesinato a tiros del americano el 25 de julio en Atlanta. El impacto de la muerte de Forrest golpeó a toda la comunidad boxística, y especialmente a Martínez.

El 5 de diciembre de 2009 en el Boardwalk Hall de Atlantic City, “Maravilla” decide enfrentarse al temido Paul Williams, uno de los boxeadores más evitados del momento y campeón mundial del peso Welter. El combate, sin título en juego, acaba siendo una batalla de doce asaltos considerada por muchos expertos como el mejor combate del año. Finalmente, una decisión mayoritaria termina por no serle favorable a Martínez, que cosecha su segunda derrota tras más de nueve años invicto.

Pese al descalabro, la gran oportunidad llega para el argentino el 17 de abril de 2010 en el mismo escenario que en su último combate. El rival sería nada más y nada menos que el campeón mundial del peso medio Kelly Pavlik. Sergio, avisado con tan solo cinco semanas de antelación para sustituir a un lesionado Paul Williams, da la sorpresa y, tras una autentica exhibición de boxeo, derrota al americano proclamándose como el mejor del Mundo en las 160 libras. Sergio se convierte de esa manera en campeón mundial de dos pesos y comienza a sonar para las grandes peleas.
 
Pero su irrupción definitiva dentro de los mejores del planeta ocurre cuando en la primera defensa de su nuevo cinturón noquea de manera espectacular, y en combate de revancha, a su anterior verdugo Paul Williams. En tan solo dos asaltos, y con un poderoso izquierdazo, Martínez finaliza 2010 considerado como el mejor boxeador del año y el número tres en la clasificación del libra por libra, solo por debajo de Manny Pacquiao y Floyd Mayweather.

Desde entonces, “Maravilla” Martínez ha realizado tres defensas más de su entorchado como campeón mundial lineal del peso Medio, noqueando al campeón mundial Superwelter Sergei Dzinziruk en ocho asaltos, al campeón de Europa de la categoría Darren Barker en once y al también británico, y considerado por todos como número 2 de la división, Matthew Macklin, por retirada en otros once rounds.

Tras continuas evasivas por parte de Mayweather, Pacquiao, Cotto o Chávez, todo indica que durante este 2012 Sergio Martínez podrá tener al fin su gran noche y convertirse de manera definitiva en el mejor boxeador libra por libra del planeta.

En mayo de 2009, el WBC decide coronar a Martínez como campeón regular del Superwelter debido a la falta de actividad de Vernon Forrest. Trágicamente, el enfrentamiento entre ambos nunca llegó a realizarse tras el asesinato a tiros del americano el 25 de julio en Atlanta. El impacto de la muerte de Forrest golpeó a toda la comunidad boxística, y especialmente a Martínez.
El 5 de diciembre de 2009 en el Boardwalk Hall de Atlantic City, “Maravilla” decide enfrentarse al temido Paul Williams, uno de los boxeadores más evitados del momento y campeón mundial del peso Welter. El combate, sin título en juego, acaba siendo una batalla de doce asaltos considerada por muchos expertos como el mejor combate del año. Finalmente, una decisión mayoritaria termina por no serle favorable a Martínez, que cosecha su segunda derrota tras más de nueve años invicto.

Pese al descalabro, la gran oportunidad llega para el argentino el 17 de abril de 2010 en el mismo escenario que en su último combate. El rival sería nada más y nada menos que el campeón mundial del peso medio Kelly Pavlik. Sergio, avisado con tan solo cinco semanas de antelación para sustituir a un lesionado Paul Williams, da la sorpresa y, tras una autentica exhibición de boxeo, derrota al americano proclamándose como el mejor del Mundo en las 160 libras. Sergio se convierte de esa manera en campeón mundial de dos pesos y comienza a sonar para las grandes peleas.

Pero su irrupción definitiva dentro de los mejores del planeta ocurre cuando en la primera defensa de su nuevo cinturón noquea de manera espectacular, y en combate de revancha, a su anterior verdugo Paul Williams. En tan solo dos asaltos, y con un poderoso izquierdazo, Martínez finaliza 2010 considerado como el mejor boxeador del año y el número tres en la clasificación del libra por libra, solo por debajo de Manny Pacquiao y Floyd Mayweather.
Desde entonces, “Maravilla” Martínez ha realizado tres defensas más de su entorchado como campeón mundial lineal del peso Medio, noqueando al campeón mundial Superwelter Sergei Dzinziruk en ocho asaltos, al campeón de Europa de la categoría Darren Barker en once y al también británico, y considerado por todos como número 2 de la división, Matthew Macklin, por retirada en otros once rounds.

Tras continuas evasivas por parte de Mayweather, Pacquiao, Cotto o Álvarez, llegó la consagración defintiva ante Chávez Jr. En un duelo verbal que se precipitó fuera del cuadrilátero durante meses, Martínez exhibió un lado de showman y bocazas no conocido. Su fanfarronería y desenfado le llevo a demoler mentalmente a su rival, incluso antes del comienzo del combate. Sergio Martínez pudo tener al fin su gran noche y convertirse de manera definitiva en el mejor boxeador libra por libra del planeta.  No sólo eso, su triunfo representa el bautismo de un nuevo ídolo nacional, fenómeno mediático de marketing en el deporte y en el espectáculo.

Martínez tiene todo lo necesario para ser un campeón mundial al nivel de Monzón o Locche. No sólo tiene una velocidad envidiable, una zurda potente y una movilidad en el ring que le agrega un toque de show a la pelea, sino que también tiene una garra tremenda, una fuerza de voluntad que pocos tienen, una brillante concepción del arte boxear y un propósito bien claro: ser el mejor del mundo.


FICHA DE ESTADISTICAS:
  Carrera profesional: (1997-) Total de combates: 53
Victorias: 49
Por Ko: 28
Derrotas: 2
Empates: 2
Estilo: ZurdoPeso: Welter/Mediano Títulos Mundiales: CMB interino Superwelter (2008)CMB Superwelter (2009-2010)OMB Superwelter  (2010)OMB Cinturón de Diamante Peso Mediano (2010-2011)The Ring Magazine Peso Mediano  (2011-2012)  
OMB Peso Mediano (2012)


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada