martes, 28 de mayo de 2013

EQUIPOS - DALLAS MAVERICKS, parte II (1993-)





Historia: (con.t de parte I: http://3deportivo.blogspot.com.ar/2013/05/equipos-dallas-mavericks-parte-i-1980.html )


La temporada 1992-93 comenzó con una seria reconstrucción, con el traspaso de Blackman (que por entonces había superado a Aguirre como el máximo anotador de la franquicia) a New York por una primera ronda de draft. Blackman hizo cuatro apariciones en el All-Star Game en su etapa en Dallas. Herb Williams firmó con los Knicks como agente libre. Lever volvió a ser operado y se perdió toda la temporada de nuevo. Derek Harper fue la única causa de optimismo del equipo, liderando en anotación con 18.3 puntos por partido.22

Los Mavericks seleccionaron a Jim Jackson, escolta de Ohio State, en la cuarta posición del Draft de 1992.23 Jackson solo jugó 28 partidos esa temporada, un año repleto de lesiones y cambios de entrenador. Los Mavericks comenzaron 2-27 y despidieron a Adubato el 13 de enero, siendo reemplazado por Gar Heard. El equipo estuvo cerca de batir el negativo récord del peor registro de una temporada, que ostenta Philadelphia 76ers desde la temporada 1972-73 con 9-73. Finalmente, Dallas consiguió un paupérrimo 11-71. 

 
En el Draft de 1993, los Mavericks escogieron al alero Jamal Mashburn, procedente de Kentucky, en la cuarta posición,24 y ficharon como entrenador a Quinn Buckner, pero el progreso fue mínimo, por no decir peor. Parte del problema fue que Buckner comenzó a emular el modelo disciplinario de su entrenador de universidad, Bobby Knight. La joven plantilla no respondió positivamente al severo estilo de entrenamiento de Buckner, y comenzó 1-23. Hacia finales de enero su registro era de 3-40, y era de nuevo posible superar el balance de los antiguos 76ers. Pero un récord de 5-9 en febrero y abril, además del aflojamiento de las riendas de Buckner, mejoró las cosas y el equipo finalizó con un 13-69. Aun así, seguía siendo el peor registro de la temporada, aunque se había evitado batir el récord negativo de Philadelphia. 

 
Tras la penosa temporada, Buckner fue despedido. Repescaron a Dick Motta, un técnico que lideró a los Mavs en sus mejores temporadas. En el Draft de 1994, Dallas seleccionó al prometedor base Jason Kidd,25 pieza vital en la formación de las populares "Tres Js", junto con Jackson y Mashburn.

Jason Kidd fue seleccionado en el Draft de 1994 por los Mavericks. La adquisición de Kidd mejoró al equipo en la campaña 1994-95, promediando 11.7 puntos, 5.4 rebotes y 7.7 asistencias en su primera temporada en la liga, e incluso lideró la NBA en triples-dobles ese año. Roy Tarpley volvió a la liga tras tres años, ayudando con 12.6 puntos y 8.2 rebotes. 

 
El tándem Jim Jackson-Jamal Mashburn fue el dúo más anotador de la liga, promediando el primero 25.7 puntos (aunque sufrió un esguince de tobillo en febrero que le hizo perderse el resto de temporada) por 24.1 de J-Mash. El alero de segundo año Popeye Jones también cuajó una gran campaña, aportando 10.6 rebotes por noche y liderando la liga en rebotes ofensivos. 

 
La mejora de los Mavs fue palpable, escalando hasta la décima posición del Oeste y con un registro notable de 36-46, sólo cinco partidos por debajo de Denver Nuggets para clasificarse a playoffs. Esta fue la mejora más grande de una temporada a otra de la franquicia, y la mayor de la liga. 

 
Muchos esperaron a que este positivo cambio en el rumbo del equipo les siriviera para conseguir una plaza en playoffs, algo que no lograban desde 1990, pero a pesar de un comienzo de 4-0 en la temporada 1995-96, ésta fue una decepción. Por segunda vez en su carrera, Tarpley fue sancionado de por vida por violar la política anti-droga de la liga, y no volvería a jugar jamás en la NBA, y debido a lesiones de rodilla, Mashburn tan sólo pudo disputar 18 partidos esa campaña. 

 
Las otras dos estrellas del equipo, Kidd y Jackson, tuvieron problemas entre ellos durante toda la temporada, aunque ello no entorpeciera su estrellato individual. Jackson lideró al equipo en anotación con 19.6 puntos por noche, acertó 121 triples y fue el único maverick en jugar los 82 partidos de liga. Kidd se convirtió en el primer jugador en la historia del equipo en disputar de titular el All-Star Game, terminó segundo en asistencias en la liga y cuarto en robos, mientras promedió 16.6 puntos por encuentro. 


George McCloud, quien promedió 9.6 puntos la temporada anterior, progresó hasta los 18.9 puntos por noche, gracias en parte a su acierto desde el perímetro, lo que le convertía en una amenaza constante en la cancha. En total, anotó 257 triples ese año. En general, los Mavericks convirtieron 735 de los 2.039 tiros de tres que intentaron, ambos nuevos récords.
Los Mavericks finalizaron con un registro de 26-56, en quinto lugar de la División Medio Oeste y a 33 partidos del primer lugar. Motta fue despedido y sustituido por Jim Cleamons, asistente de los Bulls. Por su parte, Don Carter, primer y único propietario de la franquicia hasta entonces, vendió los Mavericks a un grupo de inversionistas liderado por H. Ross Perot, Jr.

La temporada 1996-97 fue de transición para los Mavericks, en la que básicamente remodelaron su plantilla completa; 27 caras nuevas se vieron en el vestuario del equipo, batiendo un récord en la NBA. Cuando la temporada llegó a su fin, solamente el novato Samaki Walker continuó en el equipo. 

 
El primer movimiento notable llegó en diciembre, traspasando a Jason Kidd, Loren Meyer y Tony Dumas a Phoenix Suns por Michael Finley, Sam Cassell y A.C. Green. Finley fue el jugador que más rápidamente brilló, promediando alrededor de 20 puntos por noche en las siguiente siete campañas en Dallas, además de dos apariciones en el All-Star Game y de no perderse ningún partido hasta la temporada 2001-02. 

 
Don Nelson fue fichado como general manager el 7 de febrero, y se tomó poco tiempo para dejar su señal en el equipo. Una semana después de su fichaje, los Mavs cortaron a Fred Roberts y Oliver Miller y traspasaron a Jamal Mashburn a Miami Heat por Kurt Thomas, Martin Müürsepp y el bosnio Sasha Danilović.
Este cambio realmente no le salió bien a Dallas. Thomas no jugó en la temporada 1996-97, y tan solo terminó jugando cinco encuentros con la camiseta de los Mavericks antes de ser enviado a New York Knicks. Danilović jugó 13 partidos antes de que su contrato llegara a su fin y firmara con Bucker Bologna de la liga italiana, y Müürsepp disputó 73 encuentros en dos años con los Mavs antes de abandonar la NBA. 

 
Chris Gatling fue el único representante del equipo en el All-Star Game, pero no duraría mucho en la Dallas. En uno de los traspason más grandes en cuanto a número de jugadores de la historia, los Mavericks traspasaron a Chris Gatling, Jim Jackson, Sam Cassell, George McCloud y Eric Montross a New Jersey Nets por el pívot Shawn Bradley, Ed O'Bannon y los bases Khalid Reeves y Robert Pack. Nelson subrayó que los movimientos eran necesarios porque la situación en el vestuario era inaceptable. 


Bradley pasaría parte de sus ocho años en Dallas presentando modestas contribuciones y aportando números decentes en tapones.
El novato base Erick Strickland, no elegido en el draft, fue una sorpresa agradable para el equipo promediando 10.6 puntos por noche. Junto con Finley y Bradley, fue el corazón de los nuevos Mavs. Pero los constantes cambios hicieron imposible establecer cualquier tipo de química en la plantilla de la temporada 1996-97, y los Mavericks terminaron 24-58. La buena noticia es que adquirieron jugadores que en un futuro serían muy importantes en el equipo.

En la temporada del cierre patronal, la temporada 1998-99, los Mavericks terminaron con un decente 19-31, pero Michael Finley y Gary Trent presentaron unos sólidos números y condujeron al equipo a su primer registro positivo en casa (15-10). Notables fueron las adquisiciones del alemán Dirk Nowitzki y del base canadiense Steve Nash, dos movimientos aparentemente inespectaculares que tendrían un gran impacto en el futuro.
En la temporada siguiente el equipo por fin despertó y comenzó a ganar en una base constante. Liderado por Finley, los Mavericks realizaron la primera temporada de más de 40 victorias desde 1990. Nowitzki fue de gran ayuda, estableciéndose en la liga como una potente amenaza ofensiva. 

 
El 14 de enero de 2000, el grupo de Perot vendió la franquicia al empresario de Internet Mark Cuban por 285 millones de dólares. Cuban inmediatamente intenta revitalizar al equipo y aumentar la popularidad del mismo en Dallas y a nivel nacional. Sus polémicos movimientos (permitió a Dennis Rodman vivir en su casa durante una semana antes de que el jugador firmara por los Mavs) y su abierta personalidad le hicieron convertirse rápidamente en un ídolo para la afición del equipo. También ha gastado millones de dólares debido a multas por violaciones de reglas de la NBA.
En la campaña 2000-01, los Mavericks mejoraron aún más y lograron un balance de 53-29, abastecido de combustible por un impresionante triángulo ofensivo formado por Nowitzki, Finley y Nash. Minutos antes del final del plazo para realizar traspasos, los Mavericks enviaron a Hubert Davis, Christian Laettner, Courtney Alexander y Etan Thomas a Washington Wizards por Juwan Howard, Calvin Booth y Obinna Ekezie.


En playoffs, por primera vez en 11 años, eliminaron por la mínima a Utah Jazz en primera ronda, avanzando a segunda ronda por segunda vez desde 1988. Finalmente serían eliminados por San Antonio Spurs en cinco partidos.26 Esta sería también la última campaña del equipo en el Reunion Arena antes de mudarse al moderno American Airlines Center.

En la temporada 2001-02, la temporada fue un éxito gracias al positivo balance de 57-25 y a las grandes ganancias en taquilla. La campaña también vio un cambio del logo, de los uniformes y de los colores, eliminando el popular sombrero de vaquero del escudo por uno nuevo formado por un caballo y los colores del blanco y azul, dejando atrás el verde. Otro traspaso finalizando el plazo de fichajes se pudo presenciar esa campaña, en el que traspasaban a Juwan Howard, Tim Hardaway y Donnell Harvey a Denver Nuggets a cambio de Raef LaFrentz, Nick Van Exel, Tariq Abdul-Wahad y Avery Johnson. Los Mavericks barrieron a Minnesota Timberwolves en la primera ronda de playoffs, pero cayeron de nuevo en segunda ronda, esta vez con Sacramento Kings.

 
Pero fue en la siguiente campaña cuando los Mavericks se abrieron camino definitivamente. Comenzaron el año con un balance de 14-0, a punto de superar el récord de mejor comienzo en una temporada que posee Houston Rockets con un 15-0 en la temporada 1993-94. Dallas terminó la temporada regular con un 60-22, asombrando a admiradores y críticos con su brillante ataque. Liderados por el "Gran Trío" Nowitzki-Finley-Nash, los Mavericks llegaron a las Finales de Conferencia y se vieron las caras con San Antonio Spurs. Sin embargo, con la serie empatada a 1, Dirk Nowitzki, el máximo anotador del equipo, se lesionó la rodilla en el tercer partido y tuvo que perderse el resto de la serie. Al final, la eliminatoria se decidió en seis partidos para los Spurs.

 
En la temporada 2002-03 llegaron muchas caras nuevas al vestuario de los Mavs; Antawn Jamison, Danny Fortson, Jiri Welsch y Chris Mills llegaron desde Golden State a cambio de Nick Van Exel, Evan Eschmeyer, Popeye Jones, Avery Johnson y Antoine Rigaudeau. Otro gran movimiento envió a Raef LaFrentz, Chris Mills y Jiri Welsch a Boston por Antoine Walker y Tony Delk. Aunque no había mucha química en el equipo, se clasificaron sin problemas para la postemporada. Con el trío Nowitzki-Finley-Nash y Jamison, el Mejor Sexto Hombre de la NBA,29 los Mavericks continuaron con su reputación del mejor equipo ofensivo de la liga. Una de las sorpresas más agradables fueron los rookies Josh Howard y Marquis Daniels, que impactaron inmediatamente. Sin embargo, el equipo fue una decepción en playoffs y en primera ronda cayó ante Sacramento Kings.

Tras un flojo comienzo (0-4), los Mavericks remontaron y consiguieron un histórico 52-5 en los siguientes 57 partidos. Finalizaron la temporada con un balance de 67-15, primeros en la liga y sexto mejor récord de la historia de la NBA. Nowitzki tuvo una campaña dominante, ganando el premio MVP de la temporada37 (primer europeo en conseguirlo) y liderando a los Mavericks a la mejor temporada regular de su historia. Promedió 24.6 puntos, 8.9 rebotes y 3.4 asistencias en 36.2 minutos por noche. Junto con Josh Howard, el alemán disputó una vez más el All-Star Game. Sin embargo, rápidamente terminó la euforia para los de Texas. En playoffs se encontraron con Golden State Warriors, octavos en el Oeste, equipo que les había ganado los tres partidos en temporada regular. 

 
Los Warriors dieron la sorpresa ganando el primer partido,38 aunque en la segunda cita los Mavericks igualaron la serie en un encuentro en el que tanto Baron Davis como Stephen Jackson fueron explusados.39 Los explosivos Warriors desmantelaron a su rival en los dos partidos siguientes, resumidos en victoria, y convirtiendo a Nowitzki, recién nombrado MVP, en una presa fácil y débil. Tras una victoria de los Mavericks por 118-112,40 llegó la sentencia de los californianos, que con un 4-2 eliminaron a Dallas y accedieron a las Semifinales de Conferencia.41 Golden State se convirtió en el primer equipo que elimina al campeón de conferencia clasificándose octavos en la misma desde que se impuso la eliminatoria de primera ronda al mejor de siete partidos. 

 
En la temporada 2007-2008 los Mavs se hicieron con los servicios del veterano base Jason Kidd, procedente de New Jersey Nets, junto a Malik Allen y Antoine Wright, y que llegaron a cambio de Devin Harris, DeSagana Diop, Trenton Hassell, Moe Ager y Keith Van Horn y de dos futuras primeras rondas del draft.42
Los Mavericks finalizaron la temporada con un balance de 51-31, consiguiendo su octava campaña consecutiva con más de 50 victorias. 


Tras el fiasco de los playoffs pasados, se encontraron a los New Orleans Hornets del base Chris Paul, segundo clasificado de la Conferencia Oeste en la temporada regular. Los Hornets no dieron opción a los Mavericks, eliminándoles por 4-1 en la primera ronda, lo cual resultó en el despido urgente de Avery Johnson, pasado Entrenador del Año de la NBA en 2006, como técnico del equipo el 30 de abril de 2008, a la vez que se anunciaron drásticos cambios para la próxima campaña.

Marc Cuban nuevamente harìa uso de sus recursos financieros desacièndose de contratos sobrevalorados para armar alrededor de Nowitzki un equipo contendor al tìtulo. Seis años despuès volverìa a encontrarse a un Miami falto de quìmica en finales. Bajo la direcciòn de un experto en defensiva como Rick Carlisle y Tyson Chandler como su bastiòn y alma mater, Dallas se coronaba. Merecido logro para la plantilla comandada por Nowitzki que llevaba por fin a sus fans el primer anillo de campeòn en la historia, consagrando a veteranos como Jason Kidd y Jason Terry.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada