martes, 7 de mayo de 2013

ESPECIALES - LA GUERRA FISA vs. FOCA Y EL PACTO DE LA CONCORDIA (1980-1982)





LA GUERRA Y LA PAZ:

UN PACTO ENTRE CABALLEROS




Jean-Marie Balestre fue durante quince años el hombre que dirigió el aspecto deportivo de la Formula 1. Llego a la presidencia de la FISA, la organización que organizaba la Formula 1 en esos tiempos, en 1978 y dos temporadas después estallo la llamada “Guerra FISA-FOCA”

La llamada “Guerra FISA-FOCA” fue probablemente la primera posibilidad seria de que la Formula 1 se dividiera en dos. Fue un conflicto que duro entre 1980 y 1982 entre la FISA de Balestre y la FOCA de Bernie Ecclestone y Max Mosley. La mayoría de los equipos, incluidos los grandes se pusieron de parte del segundo bando mientras que algunos pequeños permanecieron con la FISA. 

Si alguna vez hubo un personaje combativo y combatido en la Fórmula 1 ese personaje fue Jean-Marie Balestre Un dirigente francés que llegó a tener un gran poder dentro de las organizaciones rectoras del deporte automovilístico. en especial en la lucha de poder de la máxima categoría. 

Jean-Marie Balestre fue durante quince años el hombre que dirigió el aspecto deportivo de la Formula 1. Llego a la presidencia de la FISA, siglas de la Federation Internationale du Sports Automobils o en criollo la Federacíón Internacional de los Deportes Automovilísticos, el ente mundial dependiente de la FIA, que organizaba y fiscalizaba a la Formula 1 en esos tiempos, los setenta.

La Federación Internacional del Automóvil la crea en 1978 en reemplazo de la antigua CSI, o Comisión Deportiva Internacional y con Balestre a la cabeza no tarda en enfrentarse con los constructores agrupados en la FOCA (Formula One Constructors Asociation) con los capos de los equipos encabezados por Bernie Ecclestone, Max Mosley, Ken Tyrrell y el rersto de los "garjistas" ingleses como los llamaba despectivamente Enzo Ferrari quien siempre apoyó institucionalmente a la FISA presidida por el desagradable galo. Los enfrentamientos desde su asunción fueron en aumento hasta que en 1981 estalló la llamada “Guerra FISA-FOCA”

Su pasado era bastante oscuro y pese a que en su juventud y durante la Segunda Guerra Mundial, se afilió a varias organizaciones nazis, acabada la guerra de él siempre se afirmó que había trabajado como agente secreto de la resistencia francesa, aunque los detalles de sus actividades durante la guerra son, en realidad, desconocidos. Se dijo que al tener control de ciertos periódicos como testaferro él mismo fue haciendo que ese pasado nazi se fuera revirtiendo hasta lavar y enriquecer su historia personal. 

Después de la guerra puso en marcha con dinero de un magnate inhabilitado por haber colaborado con los nazis una exitosa revista sobre automóviles llamada AutoJournal. En 1950, fue uno de los miembros fundadores de la Fédération Française du Sport Automobile, la organización automovilística francesa, y en 1961 se convirtió en el primer presidente de la Comisión Internacional de Kartings de la FIA.

Este dirigente había nacido un 9 de abril de 1921 presidió la FISA desde 1979 a 1991 y la FIA desde 1986 a 1993. Balestre fue elegido presidente de la FIA a la vez que seguía siendo presidente de FISA acumulando aún más poder . 

La llamada “Guerra FISA-FOCA” fue probablemente la primera posibilidad seria que la Formula 1 se hubiese dividido en dos campeonatos. Fue un conflicto que duró tres interminables años entre 1980 y 1982 entre la FISA de Balestre y la FOCA de Bernie Ecclestone y Max Mosley. La minoría de los equipos, incluidos los grandes, tanto Ferrari como Renault y Alfa Romeo y algún otro pequeño como se pusieron de parte del bando "legalista" de la FISA mientras que los grandes equipos ingleses, McLaren, Williams, Brabham, Lotus lo enfrentaron directamente y llegaron a organizar el Gran Premio de Sudáfrica de 1981 con 19 autos en el que no corrieron los "legalistas" y que ganara Reutemann como lo vemos abajo aventajando a Piquet y que esa quita de puntos significó a fin de año la pérdida del campeonato para el santafesino.

Para desafiar el poder de Balestre la FOCA adelantó dos meses la fecha de la carrera por "motivos metereológicos" pero fue boicoteada por Renault, Ferrari y Alfa Romeo lo que le valió ser desposeída de puntaje por la FISA. A todo esto la FOCA para fiscalizar las carreras había "creado" la WFMS (World Federation of Motor Sports) por lo que en esos días se daba por hecha la escisión. 

En ese momento ambos bandos llevaban las de perder, por un lado los "legalistas" sólo podían alinear ocho autos y en caso de que pudieran proveer tres autos por equipo era absurdo que el público pagara por ver once autos en pista en una época que se rompían los motores de manera abrumadora. por su parte la FOCA tampoco las tenía todo consigo ya que nadie o pocas televisoras estaban dispuestas a transmitir carreras en que no estén las grandes fábricas ni que no tengan el aval de un ente fiscalizador serio y en casi todos los países eran los Automóvil Club quienes daban el apoyo para la organización de los GGPP.

En ese año después del bochorno de Sudáfrica la guerra tuvo un rápido armisticio para poder correr en Long Beach
Pero al poco tiempo Balestre volvió a sus andadas. A inicios de 1982 tuvo la ocurrencia de exigir las superlicencias y se enfrentó a los pilotos nucleados en la Grand Prix Drivers Association. Un nuevo frente se abría en la Fórmula 1.que culminó con la huelga de pilotos antes del Gran Premio de Sudáfrica

Más tarde por las acciones de la FISA de monsieur Balestre siguió tomando decisiones arbitrarias algunas otras no pero siempre con el polémico francés jactándose de su poder que desembocaron en un boicot al Gran Premio de San Marino por parte de los equipos ingleses con la excepción de Tyrrell y Toleman obligados a correr por sus auspiciantes. Todo finalmente quedaría resuelto con un acuerdo convocado por Enzo Ferrari con la firma del Pacto de la Concordia, que repartió el poder entre las dos facciones. La FISA conservaría el control deportivo y reglamentario y la FOCA obtenia el control económico, algo que al dia de hoy, ha convertido a Bernie Ecclestone en el Emperador de la Formula 1. Con este frente cerrado, Balestre se dedicó a dirigir la FISA con mano de hierro. Uno de sus grandes logros fue establecer la necesidad de pruebas de choque específicas para los coches de Fórmula 1, mejorando significativamente la seguridad de este deporte.

La guerra concluyo con la firma del Pacto de la Concordia, que repartió el poder entre las dos facciones. La FISA conservaría el control deportivo y reglamentario y la FOCA obtenia el control económico, algo que a dia de hoy, ha convertido a Bernie Ecclestone en el Emperador de la Formula 1. Con este frente cerrado, Balestre se dedico a dirigir la FISA con mano de hierro. Uno de sus grandes logros fue la introducción de los crash test, pero cobro mas fama a finales de la década de los '80.cuando lamentablemente comenzó a inmiscuirse en las carreras para torcer resultados y quien más lo sufrió fue el recordado Ayrton Senna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada