miércoles, 8 de mayo de 2013

ESPECIALES - LA HISTORIA DE LA ABA (American Basketball Associaton, 1967-1976)





LA HERMANA MENOR DE LA NBA


Denis Murphy era un oscuro empresario de Los Ángeles que vivía tratando de hacer negocios en el deporte. Inexorablemente todos sus proyectos terminaban en un estrepitoso fracaso. Esto fue lo que ocurrió con algunas de sus invenciones como, por ejemplo, la World Football League, que intentó competir con la National Football League (NFL), o la liga de básquet para enanos. Pero Murphy no bajaba los brazos y seguía intentándolo una y otra vez. Aquel verano del 66 levantó el teléfono y llamó a Bill Sharman, gloria de los Boston Celtic y con quien tenía una buena relación, con la idea de crear una nueva asociación que compitiera con la ya poderosa NBA.

Sharman se negó, pero le recomendó que se contactara con George Mikan, un amigo suyo que tenía una agencia de turismo en Minneapolis y que había jugado al básquet profesionalmente. “¿Una nueva liga?-dijo Mikan- Perfecto. Cuando tengas el dinero suficiente decidiré si hablar con ustedes. Es lo mismo que le acabó de decir a un tal Connie Seredin de Nueva York. Hace unos minutos me ha llamado y son ambos de la misma ralea”.

Por supuesto que Murphy se puso en contacto con Serendin, otro inescrupuloso empresario. Durante varias reuniones hubo tires y aflojes por el tema del dinero. Ninguno se decidía y la desconfianza entre ambos iba en aumento. Finalmente después de muchas negociaciones Arthur Brown, un pez gordo de la cadena ABC, decidió entregar un crédito de 50 mil dólares para que el proyecto de una vez por todas se ponga en marcha.

Ese 17 de enero de 1967 con representantes de 9 franquicias se conformaba en la Gran Manzana la American Basketball Association (ABA) o lo que también se podría denominar como la organización más desorganizada de la historia del deporte porque desde su nacimiento hasta su muerte fue un caos permanente, en especial por la falta de recursos monetarios. Como si fuera poco, entregó varias situaciones bizarras y fue habitada por un variopinto de personajes. A pesar de todo esto, en varios aspectos fue algo revolucionario y mucho de lo que hoy es la NBA se lo debe a la ABA.

Ya desde principio hubo una muestra de como iba a ser su existencia. Mikan había sido elegido como comisionado de esta nueva empresa ya que era un nombre muy pesado en Estados Unidos. Esto le daría credibilidad al plan. Mikan dijo que aceptaría si se cumplían dos condiciones: quedarse en Minnesota y 150 mil dólares por tres años. Como no había muchas opciones, todos dieron el visto bueno.

Para hacer la presentación se organizó una conferencia prensa en el Summit Hotel de Nueva York. Nadie se percató, pero cuando se dieron cuenta ya se habían gastado 35.000 dólares tan sólo en este evento. Los primeros dolores de cabeza con el dinero aparecieron bien temprano. Esto no fue lo peor, sino que cuando todavía restaban 10 minutos para afrontar a los periodistas, Mikan no terminaba de decidirse. Los teléfonos no paraban de sonar y presionado por la situación finalmente el empresario dio el agónico si.

Para hacer ruido la ABA instauró 3 novedades muy fuertes en lo reglamentario. Sin dudas la que más llamó la atención fue la pelota azul, blanca y roja por la bandera estadounidense, rompiendo los esquemas habituales del balón naranja. También se incluyó la posesión de 30 segundos y la línea de 3 puntos, creación de la American Basketball League (ABL), un engendro que duró 20 meses. Desde la NBA, de corte tradicionalista, miraron con desdén estos cambios. Ya en el epílogo, la ABA creó el torneo de volcadas, en la actualidad una atracción infaltable en cualquier Juego de las Estrellas.

Todos estos movimientos de marketing, palabra que por esa época era ajena al deporte, no terminaron de ser del todo efectivos porque el público no acompañó. En infinidad de ocasiones los encuentros se jugaban en gigantescos estadios con un puñado de asistentes. “Bien amigos, hoy somos 89”, dijo la voz del estadio antes de un partido entre Houston Mavericks y New York Nets, que se disputó en el Astrodome, con un aforo para 45 mil personas, y a media luz para ahorrar gastos.

La ABA se destacó por tener un juego muy abierto que llevaba a que los resultados superaran largamente los 100 puntos, a veces rozando los 150. Pero también eran guerras constantes. “Todos aquellos que protagonizaban la ABA tenían la misma sensación que los confederados en la Guerra Civil: subían a las colinas a matarse con el enemigo y morían en el intento”, describió alguna vez el periodista Larry Donald. “Si tenías 78 partidos en la temporada, sabías que tenías 78 peleas por noche”, remarcó el ex pivot Mel Daniels.

Entre la hegemonía de los Celtics a comienzos y mediados de los años 60 y el resurgimiento que experimentó la competición en los años 80 de la mano de Bird y Magic, la liga sufrió una leve caídaAmerican Basketball Association, fundada un 1 de Febrero de 1967 por el promotor Dennis Murphy junto a Gary Davidson, posteriores ideólogos de otra liga dentro de las competiciones americanas, la World Hockey League. en cuanto a seguimiento. Es simbólico recordar que en las 10 temporadas correspondientes a la década de los 70, tan solo Boston y Knicks (dos de las franquicias originales de la liga) conquistaron más de un campeonato, hecho que refleja la ausencia de un claro dominador, al contrario que en décadas anteriores y posteriores. No podemos hablar de un equipo con una hegemonía como la de los Minneapolis Lakers en los 50, Celtics en los 60, Bulls en los 90 o Spurs del nuevo milenio.

Esta liga nació con la idea de situarse como una competición paralela a la NBA que aprovechara la evidente decadencia que sufría esta. Una de las principales atracciones era la posibilidad de fundación de una nueva franquicia por la mitad de dinero de lo que costaba el mismo proceso en la NBA, oferta que, en un principio, atrajo a numerosos inversores.

Desde el principio se instauró un estilo de juego mucho más ofensivo, incluidas numerosas modificaciones del reglamento. Desde las diferentes medidas de las zonas del campo hasta la implantación del, por muchos de nosotros amado, balón tricolor. No podemos olvidar que siempre se caracterizaron por una política innovadora y diferente a los conceptos de la NBA. Las posesiones eran de 30 segundos, fue la primera competición donde se instauró la línea de tres puntos, la primera en contar con un concurso de mates… En algunos casos la competición se volvía mucho mas regional, con algunas franquicias disputando buena parte de sus partidos en áreas muy cercanas al lugar donde estaban instauradas. A su vez, la ABA apostó por extender la liga a regiones del sur de EEUU, hasta ahora olvidadas por la NBA, que apostaba por equipos del centro y norte del país. Obviamente, este estilo novedoso y ofensivo, a pesar de no triunfar en un principio, fue robando seguidores de forma constante a la más antigua competición. 

Sin embargo, la falta de cobertura televisiva y financiación externa fue una grave lacra que acabó costándole a la liga su fusión con su más acérrima rival en 1976. La NBA, en un principio no prestaba mucha atención a la potencial posibilidad del robo de aficionados por parte de la recién creada ABA puesto que el baloncesto, aún entonces, era considerado el tercer espectaculo deportivo tras el béisbol y el fútbol americano. La NBA empezó a darse cuenta de la competencia que se estaba creando cuando se empezó a tomar a la ABA como “la liga de los chicos malos”

Hay que recordar que algunas de las principales figuras de la American Association League como Connie Hawkins, Doug Moe y Roger Brown fueron vetadas al intentar ingresar en la NBA cuando sus números fueron ligados a apuestas ilegales en sus etapas en el insituto. Como todos sabemos, a los aficionados, aparte de los campeones, nos gustan los jugadores físicos, las luchas (deportivamente hablando) y el deporte espectáculo. Esos factores, que comenzaban a caracterizar a la nueva liga, acabaron por llamar la atención de los dirigentes de la NBA y crearon un pequeño ambiente de nerviosismo.

Curiosamente, algunos de los más grandes jugadores de la NBA terminaron por ocupar cargos de importancia en la recién nacida liga, como George Mikan, primer comisionado y DeBusschere, última persona en ocupar el mismo cargo. Al igual que en la competición paralela, durante los 9 campeonatos disputados no se llegó a establecer ninguna dinastía, siendo los Pacers, con tres títulos, y los Nets, con dos, los únicos equipos capaces de ganar más de una vez la liga. Muchos jugadores de la ABA dejaron su impronta en aquella liga, siendo a continuación grandes figuras, e incluso campeones, en la competición resultante de la fusión de ambas en 1976. Jugadores como Dan Issel, Ralph Simpsons, Artis Gilmore, Rick Barry, George Gervin, Connie Hawkins, Moses Malone, David Thompson, Spencer Haywood y George McGinnis, todos incluidos en la lista de grandes jugadores históricos de la liga, también consiguieron grandes metas en la NBA. 

Pero si a algún jugador en especial puede deberle la ABA la ligera explosión sufrida y su supervivencia durante más años de los que, en un principio, parecía estar destinada, ese era Julius Erving. Si en la NBA los principales causantes de la expansión han sido Bird, Magic y Jordan, el mesías de la ABA fue Dr.J. Desde luego, aquellos años en los que las ligas universitarias y colegiales no permitían el mate solo consiguieron que cuando Erving iniciase su andadura nos deleitara con todos aquellos movimientos y mates que le habían sido vetados. La prohibición genera deseo. 

Entre 1967 y 1976 la ABA peleó codo con codo con la NBA, pero al final la National Basketball Association se llevó el gato al agua y cuatro de las principales franquicias de la ABA pasaron a formar parte de la NBA (New York Nets, Denver Nuggets, Indiana Pacers y San Antonio Spurs). La NBA estaba mejor organizada y vivía por y para el negocio, mientras que la ABA era una liga en la que reinaba el 'show time' y en la que el juego era más parecido al de los 'playgrounds'.

La ABA perdió su batalla con ese gran gigante que empezaba a ser la NBA, pero esta competición rebelde y romántica dejó una rica herencia al baloncesto, que dio un paso al frente en lo que a modernidad y espectáculo se refiere.

Dejó para el recuerdo el balón tricolor, el dominio de los jugadores 'pequeños', los espectaculares peinados 'afros' de sus jugadores, el uso generalizado de muñequeras y cintas en el pelo y la innovación de los uniformes (los logos de los equipos bien grandes en el pecho).  Pero en lo que la ABA hizo historia fue en que introdujo las posesiones de 30 segundos (en la NBA se utilizaban los 24 segundos desde 1954), la línea de tres puntos (la NBA la adoptó en 1979) e inventó el concurso de mates durante el All Star (la NBA lo copió en 1984). 

Artis Gilmore, George Gervin, Larry Kenon, David Thompson y Julius Erving fueron los primeros protagonistas del concurso, siendo su primer ganador el 'Dr. J' con uno de los mejores mates que se recuerdan en la historia del baloncesto. Al terminar la temporada en 1976 la NBA absorbió a 4 de las 6 franquicias que sobrevivían en la ABA para ampliar su competición hasta los 22 equipos.

Con sólo 7 equipos restantes en la competencia, la ABA murió en 1976 y fue absorbida por la NBA. Se calcula que dejó una deuda de entre 50 y 75 millones de dólares. Todo terminó en un mágico All Star celebrado en Denver en el que las entradas se vendieron a un precio único de 2 dólares y que vio por primera vez un torneo de volcadas. Irónicamente hubo televisión nacional, algo que nunca antes había sucedido. Esa fue su última imagen. San Antonio Spurs, Denver Nuggets, Indiana Pacers y New Jersey Nets (originalmente de New York), son las únicas franquicias sobrevivientes de aquella aventura. 

En 2000 se fundó una nueva ABA, más organizada, pero con menos mística que la original. Rápidamente se convirtió en uno de los torneos menores más importantes de Estados Unidos. Más allá de todo lo que la rodeó, la ABA sin dudas marcó una época. Con música funk de fondo, peinados afros y mucha psicodelia, dejó un legado que todavía se mantiene.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada