viernes, 24 de mayo de 2013

GRANDES CAMPAÑAS - DALLAS MAVERICKS A UN PASO DEL TÍTULO (2005/2006)






                SEMILLA DE CAMPEÒN


En la temporada 2004-05, llegaron al equipo el pívot Erick Dampier, el base Jason Terry, el veloz rookie Devin Harris, el anotador Jerry Stackhouse y el defensor Alan Henderson. A pesar de perder a Steve Nash vía agente libre (se marchó a Phoenix Suns), las nuevas adquisiciones reforzaron defensivamente al equipo. El clásico estilo del run-and-gun cambió por un estilo más equilibrado del juego. En el parón del All-Star, los Mavs consiguieron a Keith Van Horn por Calvin Booth y Henderson.  De esta forma re-estructuraron su roster, para convertirse en serios contendores al tìtulo.

El 19 de marzo del año siguiente, el veterano entrenador Don Nelson dimitió y su asistente Avery Johnson se encargó de sustituirle. Bajo la tutela de Johnson, el equipo se hizo más fuerte defensivamente y lograron un balance de 58-24.  Los Mavericks eliminaron a Houston Rockets en siete duros partidos, pero en Semifinales de Conferencia perdieron contra Phoenix Suns, liderados precisamente por el base Steve Nash.

Antes del Draft de 2005, los Mavericks traspasaron todas sus posiciones en el mismo y se quedaron con las manos vacías. El 15 de agosto de 2005, el veterano Michael Finley fue cortado bajo la nueva "Allan Houston Rule". Conforme a esta regla, Orlando Magic hizo lo mismo con Doug Christie, quien posteriormente fichó por los Mavs. Otras caras nuevas como DeSagana Diop, Rawle Marshall y Josh Powell llegaron al equipo.

Hasta el final de temporada, los Mavericks estuvieron en continua batalla con los Spurs por el título de división y por el primer puesto de conferencia. Sin embargo, no alcanzaron el título y tuvieron que conformarse con la cuarta plaza, con un balance de 60-22 y con Avery Johnson nombrado el Mejor Entrenador del Año. En playoffs, barrieron a Memphis Grizzlies en primera ronda y en semifinales vivieron una serie agónica ante los Spurs. Cinco de sus siete partidos se decidieron en el último minuto, incluido el último, que llegó a la prórroga. Bajo la dirección de Nowitzki y un banquillo tremendamente profundo, los Mavs avanzaron hasta Finales de Conferencia donde se enfrentarían de nuevo ante los Suns. La serie se decidió en seis partidos a favor de los texanos, en parte gracias a su gran defensa. Con ello, llegaban a las Finales de la NBA por primera vez en su historia.
 


Los Mavericks llegaron a sus primeras Finales tras derrotar a los Suns en el sexto encuentro de la serie el 3 de junio de 2006 en el US Airways Center de Phoenix. Se enfrentaron a Miami Heat, y con la ventaja de campo a su favor ganaron los dos primeros partidos. Tras el segundo encuentro, los funcionarios de la ciudad de Dallas ya habían planificado el desfile de victoria. Sin embargo, a partir del tercer partido los Mavs desaprovecharon una ventaja de 2-0 ante unos Heat liderados por un espléndido Dwyane Wade, que promedió 36 puntos en los siguientes cuatro partidos.

Wade llevó a los Heat al triunfo, anotando 42 puntos y recogiendo 13 rebotes en el ajustado tercer partido (98-96). En el cuarto, la ventaja fue de 24 puntos de diferencia (74-98), con un Wade inmenso de nuevo con 36 puntos. Ya en el quinto y el que a la postre sería el último en Miami, tan solo un punto de diferencia separó en el marcador a ambos equipos. Wade una vez más se erigió como héroe anotando la canasta que mandaba el partido a la prórroga, y ya en ella, unos tiros libres que le daban la victoria. Wade finalizó con 43 puntos.

De vuelta a Dallas, en el sexto encuentro Wade volvió a martirizar a los Mavericks con 36 puntos, ayudados por los cinco tapones de Alonzo Mourning. Los Mavericks se convertían en el tercer equipo en la historia de la NBA (primero desde 1977) en desaprovechar una ventaja de 2-0. En el tercer encuentro los Mavs llegaron a tener una ventaja de 13 puntos en el marcador a falta de siete minutos para el final del encuentro, pero un parcial de 22-7 para los Heat cambió totalmente el panorama, finalmente terminando 98-96 para los de Florida. 

Se trató de la mayor remontada en playoffs de la historia de la franquicia de Florida, tomando partido de la inexperiencia del plantel texano en una serie definitoria y de un tàndem Wade-O'Neal en el àpice de su rendimiento. Para los Mavs, una amarga primera experiencia en las Finales que tendrìa su merecida revancha 6 años despuès. Sin pensarlo, habìa gestado a un futuro campeòn.


Clip - highlights de la temporada regular:


2 comentarios:

  1. While the team was armed with skilled players but still require more integration into the team to see the expected results. http://www.priceperhead.com

    ResponderEliminar