miércoles, 29 de mayo de 2013

PERFILES - ARCHIE MOORE (1913-1998)




"THE OLD MONGOOSE"



Moore si fue el mas grande lightheavy de la historia y el peleador de mas edad al momento de lograr esa faja; también peleò dos veces por la categorìa completa, contra Marciano y contra Floyd Patterson, perdiendo ambas por nocaut. Dicen algunos que nació el 13 de diciembre de 1913; otros que en 1916. Durante años no gozò de prácticamente ningún reconocimiento, lo que le obligò a viajar a Argentina y a Australia buscándolo, además de dinero.

Fue campeón mundial de la categoría semipesado durante casi diez años. Tuvo en su haber 220 peleas y un récord de 131 ganadas por nocaut. Fue el único boxeador que peleó contra los campeones mundiales de peso pesado, Rocky Marciano y Muhammad Alí. Admirado por Perón, luchó amistosamente en Argentina y en Uruguay. 

Su verdadero nombre era Archibald Lee Wright y su fecha de nacimiento no es tan precisa como los golpes que propinaba a sus adversarios. Una infancia complicada le trajo muchos problemas y fue derivado a un reformatorio, donde permaneció hasta 1934. Un año más tarde se involucró en el mundo del boxeo comenzando, de esta manera, una exitosa carrera. 

En 1938 se volvió profesional y poco a poco empezó a demostrar su fuerza y su talento, lo que le permitió demoler rivales cada vez más poderosos. Dos años más tarde, durante una gira por Australia, venció en seis de siete combates por nocaut. En 1941 anunció su retiro tras haber sufrido diversas úlceras estomacales, pero volvió en menos de un año y comenzó a pelear en peso mediano, donde obtuvo el título del estado de California venciendo a Jack Chase. 

 

En 1940 se retirò porque sufría de ulceras estomacales y regreso menos de un ano después para iniciar su ascenso a la cúspide del boxeo en calidad de superestrella. En 1942 noqueo a Shorty Hague que le habia ganado tres decisiones al inicio de su carrera; tambien le gano al rudo Jack Chase y entablo con Ed Booker. En 1943 gano dos de tres contra Chase; en 1944 perdió por nocaut con Booker y dejo escapar una decisión contra Charley Burley. En 1945 perdió solo dos veces en 14 peleas: se impuso a Clevelander Lloyd Marshall dos veces y también lo detuvo otro Clevelander, el estelar Jimmy Bivins. Perdió por decisión con Holman Williams y lo noqueo en la revancha.

En 1945 Archie Moore se pasó al peso semipesado, donde alcanzaría el éxito y las mayores satisfacciones. Sin embargo, y pese a derribar a gran cantidad de rivales, no se le permitió luchar por el título mundial y tuvo que esperar siete años para poder hacerlo.

Para entonces Archie Moore era lo suficientemente bueno como para haber recibido una oportunidad titular; de hecho era un peleador formidable; pero necesito 7 anos mas para que recibiera la alternativa. A través del largo trayecto hasta el combate consagratorio, necesito batir a Curtis Shepperd y a Bert Lytell dos veces cada uno; 4 veces a Jimmy Bivins en revanchas; a Harold Johnson tres de cuatro; a Ted Lowry, Bob Satterfield, Phil Muscato, Alberto Lovell y Jimmy Slade. El unico boxeador que manejo a Moore a su gusto fue Edzzard Charles, quien le gano tres veces; la ultima, con un nocao sensacional en Cleveland en el 8vo. round.

Antes de la consagración, tuvo un paso por la Argentina donde protagonizó siete peleas, y una en el vecino Uruguay. Su destreza en el boxeo y sus actitudes solidarias y caritativas con la gente de bajos recursos, le trajo gran admiración del entonces presidente, Juan Domingo Perón y, especialmente, de Evita, para quien se convirtió en su preferido. Dos años más tarde, volvió al país y realizó dos peleas con sendas victorias aunque el título no estaba en juego.
Cuatro días después de cumplir 39 anos, Moore se encontro en el ring con el campeon ligerocompleto Joey Maxim por la faja y le derroto convincentemente para que no quedaran dudas de quien era lo mejor de ese peso, tal vez desde 10 anos antes. 

A los 39 años, Archie Moore hizo realidad su sueño. Se enfrentó contra el campeón semipesado, Joey Maxim, y lo derrotó claramente por puntos. Sus poderosos golpes, sus quiebres de cintura, lentos, pero elegantes y su constante castigo hicieron polvo la resistencia de su rival. Moore se convirtió en el campeón mundial y permaneció en el reinado durante casi una década. Su talento y su capacidad fueron una huella imborrable que lo convirtieron en uno de los más grandes de la historia en esa categoría.   

El reinado de Moore fue indiscutible: le gano dos revanchas a Joey Maxim; dos veces al peso completo cubano Nino Valdes y tambien un par de veces a Bob Baker y a Bert Whitehurst. En defensas de su campeonato, noqueo a Bobo Olson y a Harold Johnson.

El 21 de septiembre de 1955, en la ultima pelea de Roky Marciano, opto por la faja de los completos y sorprendio al auditorio cuando envió a la lona al italoamericano en el 2do. capitulo. Con tranquilidad y sin estar lastimado, Marciano escucho el conteo, se paro y, poco a poco, demostro ser demasiado para Moore, quien cayo anestesiado en el 9no.

El 30 de noviembre de aquel año noqueò a Yolanda Pompey en una defensa titular; entonces logro otra contra Floyd Patterson por la vacante de peso completo tras el retiro de Marciano. Con casi todos los entendidos considerando a Moore favorito; o, por lo menos, con grandes posiblidades de imponerse, lo cierto es que The Old Mongoose no pudo anular la velocidad de un contrario mucho mas joven y cayo noqueado en cinco rounds.

Después regreso a defender su faja ligerocompleta contra Tony Anthony y lo anestesio en 7 episodios. Archie Moore continuò enfrentando pesos completos para poder asegurar otra pelea de campeonato y le gano a Howard King dos veces, a Roger Rischer, a Willie Besmanoff y a Charles Norkus antes de volver a poner su faja en juego.

En 1955, subió de peso para enfrentarse al campeón de peso completo, Rocky Marciano. Al comienzo del combate Moore logró derribarlo pero aquel se recuperó y terminó aplastándolo en el décimo round. Al año siguiente, Marciano se retiró dejando la corona vacante. En búsqueda del título, Moore peleó contra un joven Floyd Patterson, quien lo noqueó en cinco vueltas.

Despojado del título semipesado de la Asociación Nacional de Boxeo (NBA), Archie dedicó todo su empeño a los pesados. De esta manera, en 1962 y con 49 años se enfrentó con el mismísimo Muhammad Alí y fue derrotado por nocaut en cuatro asaltos, no sin antes darle mucho trabajo. Un año más tarde, anunció su retiro definitivo del boxeo aunque trabajó como entrenador, entre ellos, con el futuro campeón de los pesados, George Foreman.

Por solo el combate en Canada en 1958 contra Ivo Durelle se hubiera asegurado un lugar en la historia del boxeo: cayendo y levantándose repetidamente en los asaltos iniciales y de vuelta a la lona en el 5to. sin embargo, rehusó rendirse y continuo hasta que, a mitad del pleito, el subdito de la Mancomunidad Británica se canso y, en el decimoprimero, cayo definitivamente por la cuenta irremediable en uno de los mas dramáticos y sensacionales pleitos que se recuerden. Algunos lo consideran el verdadero y unico “thriller” del pugilismo. En la revancha de 1959 Durelle no ofreció tanta resistencia y salio del ring en el tercero.

No defendió el titulo durante 1960 y el 25 de octubre la NBA le retiraba su reconocimiento y llamaba a Harold Johnson y a Jesse Bowdry a contender por la vacante, que gano Johnson.
Todavía reconocido por la Comision del Estado de Nueva York y por Europa, Archie le gano por decisión a Giulio Rinaldi en su defensa final del campeonato ligero completo.

El 10 de febrero de 1962, tambien Nueva York y Europa le retiraron el reconocimiento como campeón. Después “el hombre de ninguna edad” comenzó a perder terreno aceleradamente; sin embargo, le quedaba alguna gasolina ese ano para destruir, literalmente hablando, a Alex Lavorante; pero le falto la fuerza y la habilidad que contuvieran a un joven que había ganado oro olímpico en 1960 y que habia entrenado brevemente en sus inicios con el viejo gladiador; entonces Cassius Clay le noqueo.
La carrera de Archie Moore concluyo con 185 ganadas, 131 de estas por nocao; 23 perdidas en las que le anestesiaron 7 veces y 11 tablas. Su % de fuera de combate es de 59.5; pero en 213 batallas.

Poco antes de cumplir 85 anos, en 1998, murio de un fallo cardiaco en San Diego; fue uno de los primeros elegidos al Salon de la Fama de Canastota y, después del boxeo, se dedico a obras de acercamiento entre los jóvenes negros de África y de su país, además de otras de carácter filantrópico, por lo que recibió numerosas ordenes y reconocimientos.

Fue uno de los boxeadores de más larga trayectoria: Peleó en cuatro décadas diferentes y disputó 220 combates, de los cuales venció en 185 con 131 nocauts, la mayor marca jamás alcanzada por otro boxeador. Verdadero gladiador, falleció en 1998 por una insuficiencia cardíaca, tras haber recibido numerosos premios y distinciones. No era fácil ser negro, pobre y huérfano en aquellos tiempos que devoraron casi todo para él. Hasta su identidad real de Archibald Lee Wright , consumida por la protección de sus tíos: los Moore, que con casa y comida le entregaron la protección que no pudieron otorgarle quienes le dieron la vida. 

Fue dependiente y, también, convicto. Fue boxeador y campeón. Allí comenzó a ser libre , a meterse en un mundo fantástico que después de ponerle mil trabas le rindió millones de pleitesías.
No era sencillo empezar a boxear en 1936; fue maravilloso ser campeón mundial mediopesado en 1952 , ante Joey Maxim, tras estar cinco años en lista de espera por el pecado de ser calificado como retador peligroso . 

Su estilo, de ataque constante con quiebre de cintura, lento, pero catedrático, parece imborrable. Como lo serán, por siempre, aquellas diez peleas que efectuó en el Río de la Plata, en 1951 y en 1953. Los combates mundialistas se mezclan con todos sus récords: una campaña con 215 peleas, con 183 victorias, 129 por knock out, marcando la contundencia máxima en un campeón mundial. Completan la historia 22 derrotas, nueve empates y un match nulo. 

Poco importaba su frustrado intento pesado; el viejo Moore era bueno y podía ganarle a todos. Por eso desafió a Rocky Marciano y, después de derribarlo, perdió por KO en 1955. Tampoco importaba si Floyd Patterson , a los 21 años, era veloz. Archie Moore tenía el derecho de probarlo y a perder por el título en 1956. Amó el boxeo y todas las aventuras del ring. Proyectó a George Foreman al primer título mundial y lo acompañó al corazón del Africa para estar en su esquina cuando Muhammad Ali lo pulverizó en ocho rounds, en 1974. 

Moore fue el boxeo. Impuso la sabiduría por cualquier postergación. Llevó su arte por el mundo. Lo exhibió en el Luna Park, con Perón, Evita y el país en el ring side, dando vida a uno de los hechos más emotivos que vivió el deporte del Río de la Plata: su pelea con el uruguayo Dogomar Martínez, que ganó por puntos en 1953.
  
Su bolsa de secretos atesora las tàcticas màs añejas del arte pugilìstico empleados con maravilla sobre el ring. Unica e incomparable. Archie Moore no sólo sedujo por su estilo o por su contundencia, sino también por su generosidad con la gente de bajo recursos. Esas actitudes y, naturalmente, el hecho de haber estado dos veces en la Argentina -en 1951 y, ya campeón mundial, en 1953- lo convirtió en el preferido de Evita

Su primera visita a nuestro país ocurrió cuando la corona mundial era una de sus aspiraciones: hizo siete peleas en 1951 (en el Luna Park, en Córdoba, Tucumán y Bahía Blanca), además de protagonizar otro combate en Montevideo. De todas ellas se recuerda, con mayor nitidez, el rotundo knock-out ante Alberto Lovell, en el primer round.  Vino aquí por segunda vez en 1953 y realizó dos peleas -sin el título en juego- frente a Rinaldo Ansaloni (KOT en el 4º asalto) y el inolvidable match ante el uruguayo Dogomar Martínez , a quien derribó varias veces, pero sin poder noquearlo.

Boxeó hasta 1963 y se retiró con casi 50 años. Su jerarquía fue absoluta y siempre fue buscado para derrocar al campeón mundial de los pesados, aunque ya estuviese viejo y fuese físicamente chico. Como semipesado era imbatible y, sin dudas, en esa categoría fue el más grande de todos los tiempos. Sus peleas dramáticas se transformaban en cuentos, cuando salidos del relato de Buck Canel para la Cabalgata Deportiva recorrían el mundo. 

Siempre fue el Viejo para la gente del boxeo. Porque no tuvo problemas de desafiar, con 48 años a cuestas, a Cassius Clay , y darle buen trabajo antes de perder por knock out. Fue divo y maestro en un tiempo notable del boxeo, donde sólo él, junto con Sandy Saddler, Willie Pep, Ray Robinson o Rocky Marciano podían lucir coronas y ser nombrados campeones, de la vieja escuela. Moore fue un estandarte de la Edad de Oro boxìstica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario