viernes, 27 de septiembre de 2013

ARTÌCULOS - LA OFENSIVA PRINCETON: EL LEGADO DE PETE CARRIL - PRINCIPIOS, Y ANÁLISIS (JGBasket, 2011)






El célebre “Princeton offense”, es el ataque con el que Pete Carril, entrenador miembro del Salón de la Fama, dirigió a esta universidad durante 19 exitosos años.

Se trata de una forma de atacar por conceptos, dinámica, de mucho movimiento en el lado débil, de cortes continuos, de bloqueos, de pases a la mano, de cuatro hombres abiertos y una referencia interior, con muchos espacios, por lo tanto, muy solidario, porque el balón se comparte, de poco bote de balón, en el que la búsqueda de la espalda del defensor es el movimiento estrella, en el que prima la lectura de juego que hagan los jugadores para castigar ayudas largas, despistes, sacarle ventaja a bloqueos según la defensa. En definitiva, movimiento constante y lectura inteligente de juego, para provocar errores en la defensa y conseguir tiros sencillos con un equilibrio de posesión por parte de todos los jugadores.

En un mundo, el de la NBA, en el que la mayoría de los equipos basan su ataque en situaciones “abiertas”, los aclarados, o bien para el uno contra uno de sus estrellas, o bien para jugar bloqueo y continuación, Princeton se utiliza como sistema de ataque cuyas reglas básicas son la circulación rápida y constante de balón, que debe permitir la creación de espacios que los jugadores de perímetro se deben encargar de aprovechar mediante cortes agresivosy 'puertás atrás'.

-----------------------------------------------------

PARTE 1


La bibliografía sobre el famoso Princeton offense es bastante amplia, el modelo original de Pete Carril ha sufrido variaciones, derivadas de la propia evolución del baloncesto. La influencia de este modelo de juego hemos podido observarla en la NBA, en la que el propio Carril, la implementó en Sacramento, o Eddie Jordan en los Wizards de Washington. Por supuesto en la NCAA, liga universitaria americana, prestigiosos entrenadores han seguido los principios de este sistema de juego, llevando a sus equipos a las más altas cotas, como John Thomson III, campeón de la NCAA en 1997 con los Hoyas de Georgetown. La USC de Tim Floyd, la Universidad de Virginia, con Tony Bennet al frente, o la de Colorado, son otros ejemplos de cómo el Princeton offense se ha asentado en la cultura baloncestística en la actualidad.
Habitualmente la disposición inicial del sistema consta de cuatro jugadores en el perímetro, y sólo un interior. La circulación rápida, y constante de balón permitirá  la creación de espacios, que los jugadores de perímetro se deben encargar de aprovechar mediante cortes agresivos, especial importancia se le concede a la puerta atrás. La posterior ocupación coherente de los espacios vacios, y la rotación de los exteriores, es otro de los puntos claves de este modelo. El uso de los bloqueos indirectos, y la calidad de los mismos es otro aspecto a tener en cuenta para poder desarrollar con garantías el Princeton offense.
En esta primera entrega, analizaremos las variantes que podemos encontrar en este modelo a partir de la ocupación del poste alto por parte del jugador interior del equipo. No es una posición que adquiera desde el inicio de la posesión, más bien aparece como ajuste ante las respuestas defensivas que dificulten el juego desde poste bajo, bien de forma directa, o a través del alero. 
Una vez introducido el balón a nuestro jugador interior en poste alto, el pasador tendrá  tres opciones diferentes a elegir. La primera, y más simple será  realizar un corte sobre balón, una opción de continuación para este primer movimiento sería que tras el corte, el alero del mismo lado jugase una situación de mano a mano con el interior, mientras que en lado débil se producirá un bloqueo indirecto entre los dos jugadores, con el objetivo de intercambiar posiciones, y ofrecer un blanco de recepción al jugador 3, y poder dar continuidad al sistema.
Las siguientes dos opciones estarán determinadas por la decisión del pasador, si bloquea a lado de balón, o al lado contrario. Empezaremos analizando las opciones que aparecen siguiendo el modelo del Princeton offense si el bloqueo se producen el lado de balón.
Todas las variantes que puedan aparecer en gran medida vendrán determinadas por las concesiones, o ajustes de la defensa. ¿Nos permitirán realizar cómodamente el bloqueo?, ¿Cambiarán asignaciones defensivas con el objetivo de dificultar dicho bloqueo?, ¿Negarán la salida hacia el centro, y el pase a  nuestro exterior?, ¿Cómo organizarán los ajustes defensivos según nuestros movimientos?. Por estos motivos, y para evitar un bloqueo en la continuidad del movimiento, debemos plantear a los jugadores dos opciones, una si se produce el bloqueo, y la recepción en el eje central, y otra si se produce una puerta atrás, ambas con sus respectivas variantes. Por partes, veamos la continuación del modelo de juego si la recepción se produce en el eje central.
Se sigue produciendo el intercambio en lado débil, mientras se produce la situación del bloqueo indirecto en el lado de balón. Se respetarán los espacios, es vital para poder crear situaciones ventajosas para el ataque. Las primeras opciones que salen a partir de este movimiento son la de tiro exterior por parte del jugador 3, ¿Posible rizo sobre el interior para cortar hacia el aro?, para dar continuidad si no se obtienen ventajas podemos realizar un pase a los dos exteriores.
Si el balón llega a la esquina, el jugador número 2 estará obligado a cortar hacia el aro para recibir el balón, si éste le llega, podrá finalizar con una entrada tras pase, o buscar una salida de balón hacia la esquina contraria, ocupada por el jugador 1, o buscar un pase al corte del jugador 3 en el eje central de la pista. Como hemos comentado uno de los principios básicos de este modelo de ataque, implementado por Pete Carril con éxito en sus equipos, se basa en las ventajas que podamos generar a través de los cortes hacia canasta, todo corte debe ser agresivo, con el objetivo de hacer el mayor daño posible a la defensa, ganando la espalda a la misma. 
Si por el contrario, la defensa o nuestros objetivos no han posibilitado la recepción en el eje central, y hemos optado por la salida por línea de fondo, las opciones de continuación que surgen son las siguientes. Lo primero antes de todo, comentar que una buena puerta atrás en esta fase, resulta definitiva, y más gracias a que, la defensa está pendiente del intercambio en el lado débil más que al balón.
Una buena lectura, e interpretación de las ventajas con este movimiento la podemos encontrar en el aprovechamiento de nuestro alero alto en la posición de poste bajo. Desde esa posición las opciones de juego se multiplican para el equipo, siempre que la coordinación de movimientos entre el resto de jugadores, y la ocupación de espacios sea la correcta. Desde jugar un 1x1, buscar un pase a la esquina contraria facilitando un posible tiro exterior, o jugar con el otro poste, buscando su corte por el centro. Otra opción podemos encontrarla en el bloqueo entre el jugador 3, y el jugador 5, un bloqueo indirecto vertical que posibilite la caída del interior hacia poste bajo, y la salida exterior del jugador 3,con las consiguientes continuaciones al movimiento.
En las siguientes entregas veremos otras situaciones de inicio, y variantes del modelo que Pete Carril desarrolló a lo largo de 29 años en la prestigiosa Universidad de Princeton, y en los Sacramento Kings de la NBA. 


PARTE II:

En esta entrega pasaremos analizar las opciones que nos encontramos en el sistema de juego Princeton offense, a partir de que el balón llegue al jugador interior en situación de poste bajo. Tras realizar el primer pase al alero, el jugador número 1 cortará hacia canasta, y ocupará la esquina contraria. El resto de jugadores mejorarán su colocación en el campo, a la vez que el balón llega a poste bajo. Pete Carril afirma que "la creación de buenos espacios genera situaciones cómodas de tiro", de ahí su importancia.  
 
Tras realizar el pase sobre el jugador interior, el alero podrá elegir qué movimiento llevar a cabo, el primero será el de ocupar la esquina del mismo lado de balón, permitiendo al otro exterior en el eje central mayor espacio para poder realizar una posible puerta atrás con la consiguiente rotación del resto de jugadores. En la segunda opción realizará  un corte sobre el balón hacia el aro, terminando el mismo en la esquina contraria. El jugador del eje central ocupará la posición vacía que éste ha dejado. En la rotación de los jugadores de lado débil podemos ver que es posible la realización de alguna puerta atrás. En estos dos primeros movimientos observamos cómo es el jugador número 3 quién decide no implicar de forma directa a otro exterior mediante ningún bloque indirecto. El trabajo de percepción, y toma de decisiones en estos movimientos es clave para el éxito o no del sistema. Vemos los gráficos.

El número de posibilidades, y variantes del Princeton offense aumentan considerablemente si tras introducir el balón en poste bajo se produce un bloqueo indirecto entre el jugador número 3, y el 1, idéntico al movimiento split. La complejidad aumenta, y la exigencia en un mejor dominio de los conceptos técnico-tácticos es básico para poder ejecutarlos correctamente. Veamos las opciones posibles de finalización, y continuación del movimiento. 

Desde una posible continuación al aro tras el bloqueo, aprovechando un posible desajuste en la defensa del mismo, a realizar una continuación hacia el exterior, donde el jugador número 3 pueda recibir el balón, bien directamente desde el poste, o a través del jugador número 1, ambos pueden obtener situaciones cómodas de tiro. Una buena lectura defensiva nos puede hacer no coger el bloqueo indirecto, para romper la situación, y sorprender a la defensa con un corte desde el eje central hacia el aro. Lo vemos por orden en los siguientes gráficos. + 
No hay que olvidar la importancia del lado débil en todas las opciones del sistema, mientras que los jugadores 1, y 3 llevan a cabo sus movimientos, en lado contrario se ofrecen dos posibles blancos de recepción si el jugador interior decide invertir el balón de forma directa con un buen pase.
 
¿Qué posibilidades nos encontramos si balón llega al jugador número 3 tras su continuación en el eje central?. Para evitar situaciones demasiado estáticas hay que potenciar la fluidez en la circulación del resto de jugadores, muchos de los conceptos que se emplean, son utilizados por la mayoría de equipos en la actualidad, desde buscar una puerta atrás del jugador 4, a forzar una penetración para que la defensa se cierre, y buscar un pase de salida hacia el exterior para liberar un tiro cómodo. El reemplazo de las posiciones vacías, y la ocupación de espacios sigue teniendo vital importancia para el desarrollo del sistema, ya que posibilita que arrastremos al defensor para evitar posibles ayudas ante un buen corte hacia canasta.
  

Si profundizamos mas en el modelo del Princeton offense, las opciones de juego y continuación se vuelven más complejas, sin una disciplina táctica grande es imposible llegar a estas situaciones finales. El jugador número 3 ha decidido no jugar 1x1, y prefiere invertir el balón hacia el jugador número 4, con el objetivo doble de seguir con la circulación, y mover a la defensa para encontrar algún desajuste en la misma. El jugador número 3 irá a realizar un bloqueo indirecto al jugador 5, este momento puede ser aprovechado por el jugador 4 para jugar 1x1, dado que las ayudas del lado débil estarán pendientes del bloqueo más que de la penetración. 

Si bien el balón llega a 5, la principal opción de juego llegados a este punto será la de jugar mano a mano con el exterior del lado de balón. La posible puerta atrás si anticipa la defensa es una opción que podemos encontrar. Si el jugador número 1 no es capaz de aprovechar el mano a mano, y no genera una ventaja para jugar 1x1, la situación se resuelve con la continuación al aro del interior, si éste no obtiene un buen ángulo de pase de forma directa, se buscará una triangulación con el jugador número 3 para poder meter el balón en poste bajo con garantías. Mientras en el lado débil se intercambiarán las posiciones.
  

Como vamos comprobando, muchos de los sistemas de juego empleados en la actualidad por los mejores equipos de Europa, están basados en conceptos empleados en el Priceton offense, su influencia ha trascendido más allá del baloncesto universitario americano, donde su filosofía marcó a una generación de entrenadores, que aplicaron con ligeras variaciones el modelo empleado por Pete Carril en sus respectivas Universidades con bastante éxito. Ejemplos actuales de aplicación del Princeton offense podemos encontrarlos en las Universidades de Richmond, North Dakota, o en la de Wisconsin. En la siguiente, y última entrega analizaremos algunas situaciones especiales en las que introduce variaciones sobre conceptos clásicos de juego.



PARTE III


En esta última entrega analizaremos los aspectos técnico-tácticos derivados de la aplicación de conceptos clásicos en el modelo del Princeton offense. Volvemos a una situación inicial en la que el balón no llega a poste bajo, sino que el jugador interior se encuentra en una situación en la que ocupa el poste alto. Desde esa posición las opciones para el ataque pueden aumentar si las características de nuestro jugador son las idóneas, es muy complicado para la mayoría de los jugadores interiores defender en esas posiciones. Además los espacios aumentan, con lo que la calidad, si es alta, en el empleo de los cortes de los jugadores sin balón, multiplicará las opciones ofensivas del equipo.

 
Veremos las opciones tanto si el alero puede recibir de forma directa, o si la defensa niega esa línea de pase. Comenzaremos por la primera posibilidad, que el balón llegue al jugador número 3. En el momento de recepción se inicia el corte del jugador número 2 desde lado débil, ocupando la posición de poste bajo del lado de balón. 

  
Tras realizar el pase, y a continuación del corte de 2, el base iniciará un corte que le llevará a ocupar el poste bajo del lado contrario a donde ha pasado el balón. Mientras, el jugador 4 mejorará su posición en el campo, con el objetivo de facilitar la siguiente acción en el movimiento posterior. El principal objetivo de esta fase será  la de hacer llegar el balón a nuestro interior en poste alto. El jugador número 3 también mejorará su posición de cara a la siguiente fase del sistema.

Los dos bloqueos se producirán de forma simultánea, el jugador número 5 podrá elegir a cuál de los dos compañeros buscar para darle el pase, y seguir así  con la continuación de esta variante del Princeton offense. El conocimiento de las características de nuestros jugadores es fundamental para determinar la salida hacia un lado u otro. El objetivo final será liberar al exterior del lado contrario a donde se ha producido el pase. ¿Cuál de los dos atacantes encaja más en el perfil de tirador?, ¿Cuál de ellos lee mejor los ajustes defensivos?, ¿Cuál es mejor pasador?, ¿Qué defensor sufre más en esta situación?, etc...
  


Si la defensa niega el primer pase con el que se inicia el movimiento, podemos buscar directamente a nuestro jugador interior, jugando las mismas opciones explicadas anteriormente. Observamos en el diagrama los espacios que existen si somos capaces de ganar la espalda a la defensa gracias a un buen corte. Otra idea de inicio, puede ser la de invertir el balón al jugador número 2, y seguir con el movimiento, pero por el lado contrario. Posteriormente, será interesante ver qué lectura defensiva se realiza en el bloqueo indirecto entre los dos jugadores exteriores, ¿Cambiará  la defensa la asignación de forma automática, posibilitando algún desajuste?, ¿Existen problemas de comunicación entre los defensores?. 

Habrá que prestar atención a las continuaciones en poste bajo. O a las vueltas atrás si tratan de anticiparse los defensores. Otro de los conceptos claves será la capacidad de pase del hombre alto desde la posición que ocupa. Pete Carril siempre ha comentado que "todo jugador con balón en las manos es un base, independientemente de la posición que ocupe en el campo".
 
 


La generación de opciones para liberar un tiro desde una posición relativamente cómoda debe ir acompañado por un tema psicológico, al que Pete Carril también daba especial importancia, y es que " los jugadores pueden fallar los tiros por dos motivos: por una mala selección, y cuando ellos no creen que pueden encestarlos, y aún así los realizan".
 
La última variante que comentaremos en estas situaciones especiales del famoso Princeton offense, será en la fase final del mismo, tras la realización de los dos bloqueos indirectos realizados en poste bajo para liberar a los aleros a posiciones de perímetro. Todas las defensas tratan de ajustar al máximo los movimientos del ataque, para que éstos causen los menos daños posibles. Tras realizar una y otra vez el bloque entre el interior, y el exterior del lado contrario, podemos buscar sorprender a la defensa con un bloqueo vertical, bien entre postes, o con el exterior en poste bajo. En el baloncesto actual nos encontramos con 4 cuya capacidad de desplazamiento, rango de tiro, y movimientos les convierten en una amenaza idéntica a la que crea cualquier exterior.
 


A través de estas cuatro entregas hemos podido conocer un poco más a fondo a una de las figuras históricas del baloncesto, responsable principal de un sistema de juego que marcó una época en el baloncesto Universitario americano, y cuya influencia traspasó las fronteras, convirtiéndose en referente para miles de entrenadores, el modelo Princeton offense.





Fuente Archivo:

Entrenador Superior Baloncesto
Gabinete técnico JGBasket
Por Alex Senra del Cerro

Link: 

http://baloncesto.jgbasket.com/ataque-princeton/ataque-princeton-pizarra-tactica-baloncesto-pete-carril-analisis

No hay comentarios:

Publicar un comentario