martes, 1 de octubre de 2013

ESPECIALES - "GRAND PRIX" (1966) de John Frankenheimer








LA F-1 INVADE EL CINE:

LA MÁXIMA SE CONSAGRA EN LA PANTALLA GRANDE




"Grand Prix" (1966) de John Frankenheimer, sea probablemente la mejor película sobre la Fórmula 1 rodada hasta el momento, hasta la inminente y esperada Rush (Ron Howard, 2013). Junto con 24 de Le Mans de Steve McQueen (1971)  y 500 Millas (Winning) de Paul Newman (1969) forma el trío perfecto de grandes películas versadas sobre el mundo del automovilismo. 

Ahora bien, si 24 Horas es una pelicula un tanto sobrevalorada en gran medida por la iconografía que representa su protagonista (el Porsche 917 adquiere protagonismo también por derecho propio) donde las escenas centradas en la pista pueden incluso resultar algo anquilosadas y la segunda, resultó ser un fracaso comercial pues originalmente fue pensada como un telefilm. Sin embargo, gracias al empeño de Newman y a su afición velocística, se consiguió trasladar a la misma hacia la gran pantalla, sin que resultara un producto del todo redondo. Aún así, con las pertinentes limitaciones tecnológicas de la épca, son y seguirán siendo las mejores películas rodadas sobre esta temática.

Dueña de un gran realismo, la responsabilidad al respecto recayó en Saul Bass, toda una leyenda del diseño gráfico cinematográfico. Al contrario que otros filmes, en los momentos de carrera, no solo se exhiben imágenes de coches rodando si no que la pantalla llega a dividirse en paneles y casillas tipo cinerama donde se muestran al mismo tiempo varios planos, la voz en off con las reflexiones de sus propios protagonistas o flash-backs que estructuran el relato del film ficción-documental a todo momento.
 
Podemos ver a famosos pilotos que participaron en el rodaje como Phil Hill, Graham Hill, Richie Ginther, Lorenzo Bandini y Jack Brabham. Incluso los actores James Garner e Yves Montand pilotaron los F-1. También aparecen el principe Rainiero y Grace Kelly. Apenas dos escenas como muestra de la que quizás fuera la época más bonita de la F-1 y del encantador ambiente de Montecarlo.

Lo más fascinante también es ver en un mismo plano como el coche traza la curva, el piloto cambia de marchas y realiza el punta-tacón gracias a esa técnica de dividir la pantalla en las mencionadas casillas. Uno es capaz de sentirse a bordo del monoplaza mientras el ruido del motor inunda la sala, convirtiendo la experiencia en todo un espectáculo novedoso para la época.

La música de Maurice Jarre merece mención aparte. Acompaña las escenas imprimiendo la emoción necesaria. Cotas de genialidad adquiere un momento de gran belleza artística cuando a  ritmo de vals el espectador observa una perfecta coreografía sincronizada de los monoplazas sobre el asfalto.

Los protagonistas hay que mencionar que responden a un cierto estereotipo, pero lo bueno es que incluso adoptan poses y frases de pilotos reconocidos. El elenco además, es de auténtico lujo. Así pues, James Garner interpreta a un piloto norteamericano impetuoso en busca de gloria al que suelo identificarlo con Dan Gurney o Richie Ginther. Yves Montand es un francés veterano en su última temporada al volante (Maurice Trintignat, quizás) , para Scott Stoddard (Brian Bedford) es la exacta inspiración Jim Clark por su parecido físico, mientras Lorenzo Bandini sería el alter ego de Nino Barlini (Antonio Sabato). Aunque éste último, por su condición de ex-piloto de motos también podría ser John Surtess en parte.

Graham Hill, Jochen Rindt, Jim Clark, Jack Braham, Bruce MacLaren y Juan Manuel Fangio tienen una breve aparición mediante cameos. Algunos, incluso, pueden reconocerse en las escenas de acción gracias a la decoración personal de sus cascos.


Asímismo los grandes constructores son representados: Agostini Manetta, interpretado por el italiano Adolfo Celi no es otro que Enzo Ferrari y Toshiro Mifune (Yamura, el recordado Soichiro Honda. Las mujeres también aportan su granito de arena para darle la correspondiente trama argumental amorosa. Y aunque no tenga mucho protagonismo dentro del film, destaca la belleza de la joven cantante francesa Françoise Hardy.

Los monoplazas empleados en realidad se trataban de ejemplares de Formula 3 transformados para aparentar los F1 del momento. A dichos monoplazas se le instalaron cámaras in-board, situadas en diferentes zonas, siendo además pioneros en esta técnica.  Por otra parte, sorprende saber que para ciertas escenas se empleó un Ford GT40 (deportivo ganador de Le Mans) para filmar las secuencias de alta velocidad ¡pilotado por Phil Hill!, piloto campeón de F1 1961 por Ferrari.

Los actores debían pilotar los coches sin utilizar dobles, lo cual causó algún problema pues no todos tenían las mismas habilidades a pesar de haber sido entrenados previamente.  Destacó en ese aspecto James Garner, el cual demostró un gran control al volante, pero otros, como Yves Montand confesaban tener miedo en el momento de  pisar el acelerador y sus cualidades de pilotaje no estuvieron a la altura de las expectativas.

Además de lo mencionado existen más referencias a casos reales como el accidente que aparece durante la secuencia de Mónaco -tomado del trágico episodio ocurrido en 1955 por Alberto Ascari-, así como el dramático suceso de Monza reproducido sobre el accidente de Wolfgang Von Trips en dicho circuito allá por 1961.

El Gran Premio de Mónaco que escenifica el film en realidad corresponde a la 24º ediciòn de dicho G.P. , el cual se celebró el dìa 22 de Mayo y fue el primero de la temporada 1966, con una importante novedad: los motores pasan de 1500cc a 3000cc. Muchas marcas todavía no se habían adaptado a esta nueva norma para la primera carrera y usaban motores del año anterior o adaptaciones de otros no muy adecuados para los chasis de F-1. Este fue uno de los motivos de la gran cantidad de abandonos: sólo completaron la carrera cuatro pilotos!: 1º Jackie Stewart (BRM), 2º Lorenzo Bandini (Ferrari), 3º Graham Hill (BRM), 4º Bob Bondurant (BRM). Ese año Jack Brabham ganaba el campeonato por tercera vez, y esta vez en su propio coche.



Clip - trailer de la película:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada