lunes, 21 de octubre de 2013

PERFILES - JACK JOHNSON (1878-1946)






LA PESADILLA BLANCA



Cuando la esclavitud apenas acababa de ser abolida en Norteamérica, en algunos estados del sur todavía se tenía la costumbre de organizar los famosos "battle royal", donde se ponía de cuatro a seis jóvenes negros con los ojos vendados dentro de un cuadrilátero para que peleen entre sí, y el último en quedar en pie era considerado el ganador, a quien premiaban con unas pocas monedas. Fue en este tipo de humillantes peleas donde se curtió Jack Johnson, quien fue el primer campeón mundial de boxeo de raza negra en los Estados Unidos. Su historia es muy singular y está marcada por el racismo, la persecución y la intolerancia que vivía ese país a inicios del siglo pasado.

Jack Johnson fue hijo de ex esclavos y nació en Galveston, Texas el 31 de marzo de 1878. A los 12 años decidió irse de su casa, y viajando como polizón en trenes y vapores logró llegar hasta la ciudad de Nueva York, donde trabajó como estibador en los muelles rodeado de hombres duros y pendencieros mucho mayores que él, de los cuales aprendió defenderse a punta de golpes.

Volvió a su ciudad natal convertido en un hombre duro, y un día por defender a su hermana de un acosador, propinó tal paliza a ese pobre hombre, que le hizo ganar el respeto de todo el barrio. Se dio cuenta que en Galveston no tenía más futuro que ser mozo de establo así que decidió aprovechar su talento y convertirse en boxeador.

Al poco tiempo estuvo participando otra vez en los battle royal para poder sobrevivir, hasta que en 1897 se le presentó la oportunidad de debutar profesionalmente contra Joe Choynsky, boxeador veterano a punto de retirarse, pero con suficiente experiencia como para derrotar al novato en el tercer asalto. Al final de la pelea ambos boxeadores fueron apresados por los Rangers de Texas, debido a que ese estado tenía una ley anti boxeo. En la cárcel, Choynsky le enseñó algunos secretos de este deporte a Johnson, los cuales le serían muy útiles en el futuro
 
El carácter de Johnson era bastante particular, y a su regreso a la actividad luego de estar encarcelado comenzó a hacer cosas que llamaban la atención y que irritaban a los blancos racistas de ese entonces. Era muy arrogante en las entrevistas y cuando los periodistas blancos lo visitaban en el gimnasio donde entrenaba, le gustaba presumir delante de ellos, se envolvía el pene en gasa y se ponía un calzón muy ceñido. No tenía reparos en decir que solo le gustaban las mujeres blancas y para colmo, tenía un auto en el cual conducía a gran velocidad por las carreteras, lo que dio lugar a que los muchos racistas de ese entonces dijeran que "era un negro que se comportaba como blanco". 

El mundo boxìstico a toda costa querían buscar un boxeador caucásico que se convirtiera en la esperanza blanca para arrebatarle el título. El primero que lo intentó fue Stanley Ketchel, que era el campeón mundial de peso medio, y que estaba considerado uno de los mejores de la historia. Tanto el uno como el otro tenían fama de mujeriegos, pero Johnson no sólo que frecuentaba mujeres blancas, sino que para entonces ya había estado casado con dos de ellas.

El combate fue en California el 16 de octubre de 1909 y los aficionados blancos creían que el aspirante podría derrotar a Johnson. No fue así, pues la pelea fue demasiado fácil para el púgil negro, que no golpeaba a fondo a su rival porque quería hacerlo ver ridículo, hasta que en el 12º asalto le lanzó un derechazo a la mandíbula que lo tumbó a la lona. El golpe fue tan fuerte que algunos dientes de Ketchel quedaron en la lona y pueden verse en la cinta que recoge la pelea.

En todo el país estallaron disturbios raciales y hubo motines callejeros en diferentes estados. Hasta el asesinato de Martín Luther King en 1968 no hubo tal rebrote de violencia racial, y en algunos estados se llegaron a prohibir las películas con los combates del campeón negro. Después de cientos de heridos, personas arrestadas y algunos muertos que hubo tras la victoria de Johnson, se inició una campaña de acoso contra el campeón. Fue arrestado e interrogado en numerosas ocasiones por vulnerar la 'ley Mann' sobre el tráfico de mujeres. Dicha ley impedía a un hombre llevarse una mujer a otro estado con propósitos inmorales, y prohibía viajar con alguna mujer a no ser que estuvieras casado con ella. También hubo quien le acusó de tener relaciones con menores de edad. Su nueva esposa no pudo aguantar la presión y acabó suicidándose.

Jack Johnson estuvo dos años sin poder defender el título porque ningún estado se lo permitió por miedo a que se volvieran a ver más disturbios. La cosa cambió cuando un grupo de empresarios de Las Vegas -que entonces no era más que un pueblo ganadero de Nevada- le hizo una oferta para que defendiera su corona contra Jim Flynn, apodado “Fogonero” por su antiguo oficio. Johnson que acababa de abrir un club nocturno en Chicago y necesitaba dinero, no lo pensó dos veces y aceptó la oferta de 30000 dólares.
El enfrentamiento fue el 4 de julio de 1912, y un día antes, Johnson recibió un telegrama del Ku Klux Klan diciéndole que si no se dejaba ganar lo colgarían. Johnson no hizo ningún caso a las amenazas del Klan y ganó sin problemas a Flynn.

Para ese entonces, Johnson tenía una nueva novia de raza blanca llamada Lucille Cameron, cuya madre acusó al boxeador de secuestro. Antes de que la policía lo arreste, contrajeron matrimonio, pero la acusación consiguió que una ex novia -blanca por supuesto-, motivada por los celos declarara contra él, aplicando la 'ley Mann'. Johnson fue declarado culpable y condenado a un año de cárcel y a pagar una multa de $ 1000. Antes de que lo apresen Jack decidió huir junto a su nueva esposa a Europa, haciéndose pasar por un jugador de béisbol de la liga negra que salía de gira.

En Europa realizó algunas presentaciones de exhibición en Londres y París, y también defendió su título contra el boxeador negro Jim Johnson, siendo esta la primera vez que dos púgiles de color competían por la corona. Jack conservó el título y seguía convirtiéndose en una leyenda. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial decidió dejar Europa y se radicò brevemente en Argentina donde siguió ofreciendo peleas de exhibición por las que le pagaban muy bien.

En 1915 se recibió una oferta muy tentadora por parte del promotor Jack Curley, quien le ofrecía un trato con la justicia para que Johnson pudiera volver a los Estados Unidos sin ir a la cárcel, pero tenía que dejarse ganar para que hubiese un campeón de raza blanca. Jack aceptó el trato sólo porque quería volver a su país para visitar a su anciana madre, a quien siempre estuvo muy ligado.

La pelea se llevó a cabo el 5 de abril de 1915 en La Habana, Cuba contra Jess Willard, y el trato era que Johnson debía dejarse ganar en el 10º asalto después de que le hubieran pagado a su esposa, quien le haría una señal luego de haber recibido el dinero, pero el combate se alargó durante 25 asaltos, que fue cuando recibió la señal de su esposa, porque esperaron recaudar toda la taquilla antes de pagarle. Por primera vez Johnson perdía el título máximo del boxeo, pero ya sabemos cual fue el motivo. Lastimosamente después se enteró que todo fue una farsa del promotor boxístico, y que nunca había hecho un trato con la justicia de su país, al que no pudo volver, por lo que decidió regresar a Europa.

El ex-campeòn paseó toda su fama y calidad por los cuadriláteros de Inglaterra y España, donde hasta llegó a protagonizar una película representándose a sí mismo. Luego regresó a América, a México donde abriò un bar y finalmente decidió volver a su país para saldar su cuenta con la justicia y acabó cumpliendo una condena de nueve meses en la prisión de Leavenworth en 1921. Cuando Jack salió de la cárcel siguió boxeando, pero ya no en la élite porque nunca más le dieron oportunidad de disputar el título.

De hecho, después de que Johnson se dejó ganar y perdió el título, no se le volvió a dar oportunidad a ningún boxeador negro de pelear por la corona hasta 1937, en que permitieron pelear a Joe Luis con Jim Braddok, y nuevamente comenzó el dominio de los púgiles negros hasta nuestros días, salvo un breve paréntesis de Rocky Marciano. Jack Johnson murió el 10 de junio de 1946 en un lamentable accidente de tránsito cuando tenía 68 años de edad. Fue el único campeón de los pesos pesados que no fue recibido en la Casa Blanca como era la costumbre. 


Ficha personal:

Nombre:           Arthur John Johnson
Nacimiento:       31 de marzo, 1878
                  Galveston, Texas
Fellcimiento:     10 de junio, 1946
                  Raleigh, Carolina del Norte
Apodo:            El Gigante de Galveston
Estilo:           Ortodoxo
Peso:             Pesado
Nacionalidad:     Estados Unidos
 
Estadísticas
 
Total:         104
Victorias:     73
 • Por nocaut  40
Derrotas:      13
Empates:       9
S/D:           9

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario