lunes, 2 de diciembre de 2013

ESPECIALES - LA HISTORIA DEL BOXEO: DESDE LA ANTIGUEDAD HASTA EL AMATEURISMO






EL PUGILISMO Y SU LARGO CAMINO 
HACIA EL PROFESIONALISMO




La historia del Boxeo como disciplina deportiva se remonta a los griegos, que en sus históricos juegos, se incluía el pugilato, que era una de las más llamativas disciplinas, pero su popularización a como se le conoce hoy día, ha tenido que recorrer un duro camino, pues al ser considerado desde sus inicios, un deporte muy rudo, la disciplina y las diferentes asociaciones de boxeadores profesionales, le han dado permanencia, a un deporte que ha tenido, tiene y tendrá sus orígenes en el bajo mundo, en esos sectores donde la civilización hace patética su decadencia.

Unas excavaciones efectuadas en Knossos, en la isla de Creta, donde se desarrolló una floreciente civilización en el año 1500 a. de J.C., demostraron que ya se conocía una forma de boxeo rudimentario. Lo mismo puede decirse con Homero, cuyos poemas, que se cantaron hace 3000 años, contienen referencias a este deporte.

El boxeo adquiere carta de naturaleza en Atenas, cuando es incluida en los Juegos Olímpicos del año 688 a. de J.C. donde existía un sistema de combate con los puños, denominado pygmaquia o pugilato y otro sistema que permitía golpes de puño, rodillas, codos, patadas bajas o cortas con técnicas de agarre, volteo e inmovilización, llamado “pankration”.

Onomasto de Esmirna es ilustre por ser el primer campeón oficial que registra la historia del boxeo y una corona de olivo fue su premio.

Los primeros pugilistas griegos fueron atletas que no practicaban el deporte por una remuneración, eran aficionados en el verdadero sentido de la palabra. Cuando el lujo y la riqueza hicieron su aparición, los púgiles se alquilaron. Aunque, frecuentemente, eran esclavos especialmente entrenados para el pugilismo.

La historia del boxeo, corre paralela a la de la humanidad. Así, el boxeo, como deporte o espectáculo, se desarrolla cuando los hombres evolucionan lo suficiente como para crearse una mayor seguridad física y económica, permitiéndoles dedicar su ocio a los deportes, torneos y espectáculos. Durante la primera centuria de la Era Cristiana, cuando el imperio Romano alcanza su apogeo militar y político, el boxeo entra también en una fase de desarrollo. Los luchadores romanos no se cubrían los puños, como los griegos, con bandas de cuero par proteger tanto los puños como al rival, sino que usaban el “cestus”, una especie de guantes largos, cubiertos de botones puntiagudos de hierro o bronce, con lo cual el combate era verdaderamente sangriento. Al igual que ocurrió en la última época griega, los luchadores en Roma, como los gladiadores y otros protagonistas de los espectáculos circenses, eran esclavos, obligados a pelear hasta la muerte.

La lucha y el boxeo son dos de los deportes más antiguos, y hay registros que se remontan al cuarto milenio antes de Cristo, en Egipto y Oriente. Los primeros datos de una pelea de boxeo en los tiempos modernos, se ubica en Inglaterra en 1681: el Duque de Albermarle organizó un combate entre su mayordomo y su carnicero. Ya en el siglo XVIII se lucha por dinero (en esa época sin guantes) y los espectadores hacen apuestas. 

El primer campeón de los pesos pesados fue el inglés James Figg, en 1719. El primer reglamento fue formulado en 1743 por el campeón John Broughton. Luego fueron modificados y cambiados. En 1865, se comienza a aplicar la reglamentación redactada por el marqués de Queensberry, que ha permanecido hasta la actualidad. Las nuevas reglas prohibieron las peleas con los puños desnudos, la lucha libre, abrazar, golpear al oponente cuando se encuentra indefenso y las peleas sin tiempo límite.

Bajo las reglas de Broughton, un boxeador que hubiera sido tumbado disponía de 30 segundos para adoptar de nuevo una actitud pugilística, a una distancia de 90 cm de su oponente; si fuera necesario podía ser ayudado por su entrenador y si el boxeador no lo conseguía se le consideraba derrotado.

Bajo las reglas del London Prize Ring, el boxeador tenía 8 segundos, una vez transcurrido el lapso de los 30, para alcanzar sin ayuda una marca situada en el centro del ring y un asalto finalizaba cuando un boxeador era tumbado. Bajo las reglas de Queensberry, los combates se dividieron en asaltos de tres minutos, con un minuto de descanso entre ellos. El contendiente que permaneciera tumbado o sobre una rodilla durante 10 segundos perdía el combate. Las reglas también estipulaban que los combates debían desarrollarse en un espacio cuadrado y rodeado de cuerdas llamado ring, con unas medidas de 7,3 m de lado, y clasificaban a los luchadores, con arreglo a su peso, en diferentes categorías.

El último campeón de los pesos pesados con los puños desnudos fue el estadounidense John L. Sullivan, quien peleó y ganó el último combate autorizado de este tipo en 1889 contra Jake Kilrain. Bajo las reglas de Queensberry, cuando tuvo que usar guantes, Sullivan perdió el campeonato de los pesos pesados siendo derrotado por James Corbett, en Nueva Orleans (Luisiana) el 7 de septiembre de 1892.

El boxeo amateur se organizó en Gran Bretaña a finales de la década de 1860 y la Asociación de Boxeo Amateur (ABA) celebró sus primeros campeonatos en 1881. A comienzos de 1900 varios países tenían sus propias asociaciones de boxeo amateur. El boxeo formó parte de los Juegos Olímpicos de 1904 y, de forma ininterrumpida hasta la actualidad, desde 1920.


Los Campeonatos de Europa amateur se celebraron por primera vez en 1924, en París. En 1946 se formó la Asociación Internacional de Boxeo Amateur, que es el órgano rector a escala mundial. En Estados Unidos el boxeo amateur está controlado por organismos como la Federación de Boxeo Amateur de Estados Unidos y la Asociación Guantes de Oro de América.

Los Campeonatos de Europa amateur se celebraron por primera vez en 1924, en París. En 1946 se formó la Asociación Internacional de Boxeo Amateur, que es el órgano rector a escala mundial. En Estados Unidos el boxeo amateur está controlado por organismos como la Federación de Boxeo Amateur de Estados Unidos y la Asociación Guantes de Oro de América.

Todos los boxeadores amateur están clasificados dentro de las doce categorías de peso olímpicas, en las que se encuentran, además de las ocho mencionadas: supermosca, welter júnior, medio júnior y superpesado. Los combates no superan los tres asaltos de 2 o 3 minutos cada uno. Los guantes son más pesados que los de los boxeadores profesionales y se usan chichoneras como elemento de protección.

Los Campeonatos del Mundo amateur se celebraron por primera vez en La Habana en 1974. La mayoría de los campeones, en todas las categorías, provienen de Estados Unidos, Cuba y, hasta su desaparición, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada