martes, 25 de marzo de 2014

FOTOGRAMAS - MUSEO DEL AUTOMOVILISMO JUAN MANUEL FANGIO (Ciudad de Balcarce)






Luego de retirarse de las pistas en 1958 con cinco títulos mundiales en su haber, Juan Manuel Fangio comenzó a acariciar la idea de hacer destinatario a su país, a través de su pueblo Balcarce, de todos los bienes que refleja su carrera deportiva: trofeos (que por otra parte nunca quiso guardar, sino que entregaba "en préstamo" a sus amigos), condecoraciones, documentos, piezas inéditas y automóviles. Pero no fue sino hasta 1976, cuando esa idea, hasta entonces solo un deseo o una intuición, tomo la forma de un proyecto acabado. 





Un decreto de la Municipalidad de Balcarce creo ese año la comisión pro-museo del automovilismo, argumentando interpretar la voluntad del quíntuple y los anhelos de la comunidad. La intendencia donó asimismo el espacio físico para la obra, el viejo edificio del consejo deliberante, construido en 1906 y abandonado desde 1976. 


 Con aportes privados y apoyo provincial, la obra dio comienzo en 1981. El proyecto de un grupo de jóvenes y brillantes arquitectos balcarceños resulto realmente innovador. Se preservo la fachada histórica - una de las ultimas que se conservan en la mas que centenaria ciudad- montando en su interior una estructura de hormigón armado, con perfileria exterior de aluminio.



 
Tras ingresar por el pórtico original, de cinco metros de altura, se desciende hasta 2,5 metros por debajo del nivel de la calle. Allí se ubica el plato central. A ese nivel, en total 1530 metros cuadrados de superficie, se encuentra la biblioteca y archivo, la sala de exposiciones para artes plásticas, la zona de venta de recuerdos, la administración, la confitería y los sanitarios.

 
Del plato central una rampa helicoidal ascendente, que conecta con las seis bandejas de exposición, la mas elevada a 7,30 metros de altura que totalizan una superficie de 1564 metros cuadrados. En los dos niveles superiores, se ubican las vitrinas y mesas de exposición de los trofeos - más de un centenar -; pero el lugar es mas que un museo. Un auditorio de 110 butacas, para exhibiciones y espectáculos (y además sede del consejo deliberante); un taller de restauración y una playa de estacionamiento completan el total de 4.367 metros cuadrados de lo que es en realidad el "Centro tecnológico - cultural y museo del automovilismo Juan Manuel Fangio" emplazado en una de las principales esquinas de Balcarce, en la intersección de Mitre y Dardo Rocha, frente a la florida plaza Libertad.





El museo Juan Manuel Fangio es uno de esos museos que no debería dejar de visitarse ya que muestra el automovilismo no sólo como una disciplina deportiva sino también como una pasión argentina. En forma entretenida y documentada se cuenta en orden cronológico la vida de Juan Manuel Fangio, alias “El Chueco”, el más famoso de los balcarceños, desde su infancia pasando por la historia del primer taller que puso junto a su amigo José Duffard, su inicio como piloto en 1936, los campeonatos ganados en los años 1951, 1954, 1955, 1956, 1957 y sus carreras memorables hasta su retiro. En el interior del Museo, autos, premios y medallas motivan a la memoria a jugar con sus propias versiones de cada carrera de Fórmula 1, viejas victorias en el TC y con   recuerdos y anécdotas acerca del inicio del hombre ahora leyenda. 
 
El museo cuenta con más de 50 autos, algunos originales y otros que han sido reconstruidos en la Fundación Museo del Automóvil. Cada máquina encierra una interesante historia, reseñada didácticamente en carteles indicativos, y si bien no puede afirmarse que algunos autos son más importantes que otros, la muestra presenta modelos emblemáticos de la historia del deporte, considerados imperdibles. 



 
Luego de internarse en el mundo de las máquinas y los motores, se puede disfrutar de otros servicios que ofrece el museo como una biblioteca, un microcine donde se proyectan carreras y reportajes a Fangio, un sector de exposición al aire libre, un bar y una boutique donde pueden comprarse calcos, libros, revistas, todo tipo de souvenirs y ropa con la firma del gran campeón mundial.

Como corolario, el museo muestra al “joven de Balcarce que conquistó los corazones del mundo” y lo retrata con una frase del año 1958 en la que Fangio deja en claro su legado, que trasciende este magnífico museo: “si mis campañas han servido para algo, si corriendo automóviles he sido útil a mi patria, eso lo dirá el tiempo. Yo sólo tengo un deseo y es que mi conducta en el mundo pueda ser aprovechada por la juventud, también del tiempo espero esa respuesta”. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada